Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Ahed Tamini ingresa a una corte dentro de la prisión militar Ofer en Jerusalén. (AP / Mahmoud Illean).

Jerusalén - Ahed Tamini es una joven palestina de 16 años con cabello rubio y ojos claros. A su corta edad, ya fue parte de una investigación secreta. El motivo: su aspecto físico y "sus vestimentas occidentales (que) no la hacen ver como una auténtica palestina".

Estas fueron las palabras del funcionario israelí Michael Oren, quien es viceministro y exembajador ante Estados Unidos. Él mismo reconoció que hace dos años encabezó una investigación parlamentaria confidencial en torno a la familia Tamimi, en la que participaron agencias de seguridad y diplomáticos de Israel.

Estas declaraciones no tardaron en atraer acusaciones de racismo por parte de la familia de Tamimi, conocida internacionalmente por su activismo en contra de la ocupación israelí.

La polémica gira en torno a cómo Israel manejó la situación de Ahed Tamimi, quien fue arrestada el 19 de diciembre por golpear, cuatro días antes, a dos soldados israelíes que estaban en el patio de su casa en Cisjordania. 

Los videos del incidente se propagaron rápidamente, por lo que Ahed atrajo la atención del resto del mundo. Hasta el momento, la joven de cabello largo y rizado sigue en prisión. Ahed enfrenta cargos que podrían resultar en una condena de hasta 14 años de cárcel. El  juicio se realizará el próximo 31 de enero, ante los tribunales militares de Israel. 

Pero su madre, Nariman al Tamimi , también fue detenida el mismo día que su hija, solo que horas después. Según la prensa local, la arrestaron en una estación de la Policía israelí cuando buscaba información sobre el paradero de su hija.Tampoco ha salido en libertad.

La familia tiene un largo historial de encabezar protestas en contra de las políticas israelíes en Cisjordania, que a menudo resultan en enfrentamientos con soldados en la localidad de Nabi Saleh. Ahed también ha participado previamente en confrontaciones con soldados que han ganado notoriedad.

A manera de justificar su intervención, Oren dijo que su investigación se centró en la autenticidad de las protestas o en averiguar si los miembros de la familia eran provocadores que recibían un pago por enviar a los niños a enfrentarse a los soldados.

Al referirse en tono burlón a las confrontaciones captadas en video como “Pallywood” -en referencia a un documental de 2005 que muestra cómo periodistas palestinos montaban escenas ficticias para desacreditar a Israel ante la opinión pública-, Oren afirmó, sin proporcionar evidencias, que “alguien” financia las protestas para manchar la imagen de Israel.

“La familia Tamimi y aquellos que aseguran pertenecer a la familia Tamimi han provocado a los soldados israelíes durante muchos años”, dijo. “Los niños fueron seleccionados por su apariencia, para lucir occidentales, con pecas y cabello rubio”.

“Vestían como occidentales”, añadió. “No se visten como los demás niños en Cisjordania, por una razón muy específica: para que los soldados reaccionen ante ellos con violencia, para tomar fotografías de esta violencia y se propague por todo el mundo a fin de deslegitimar y desacreditar al Estado de Israel”.

Para el padre de Ahed, Bassem Tamimi, la investigación de Oren era “tonta y estúpida”, además de racista.

La organización Avaaz lleva adelante una campaña mundial para que liberen a Ahed Tamimi.

“Nosotros, la familia Tamimi, estuvimos aquí en Palestina antes de la creación de Israel, y aquí seguiremos”, manifestó. “Negar que los palestinos puedan ser rubios refleja el racismo de la sociedad israelí”, agregó.

El mismo Bassem está liderando una campaña mundial a través de Avaaz.org, una organización civil global fundada en enero de 2007 que promueve el activismo ciudadano, para que sea liberada antes del juicio. 

En su pedido, el padre de Ahed cuenta cómo los los soldados irrumpieron en su casa en medio de la oscuridad y se llevaron a su hija para encarcelarla. 

Además, explica que toda su familia ha estado comprometida con la resistencia civil palestina y que es por esa razón que el gobierno israelí se llevó a su hija. 

Asimismo aclara que durante 8 años ha sido miembro de la comunidad y es por eso que cree en que el poder que tiene esta organización puede ayudarlo.

En la campaña también se denuncia que  más de 12,000 niños palestinos han sido arrestados desde el año 2000. Así como también el escaso interés que demuestran  que los políticos de Israel en el tema de los presos infantiles, convirtiéndolo en un escándalo mundial.


💬Ver 0 comentarios