(horizontal-x3)
La Policía seguirá buscando víctimas en el desagüe de la propiedad donde fueron encontrado restos humanos de seis hombres, situada en uno de los barrios del norte de Toronto (AP).

La decisión de buscar restos humanos en el desagüe de la propiedad, situada en uno de los barrios del norte de Toronto, se produce una vez que este lunes se dio por concluida la excavación del terreno. 

La Policía decidió excavar en partes del terreno tras descubrir los restos de seis personas ocultos en macetas de grandes dimensiones situadas dentro de la propiedad. McArthur, de 66 años, utilizaba el jardín y una caseta situada en ese terreno para almacenar el equipo que empleaba en su negocio. 

La propiedad pertenece a un matrimonio que había cedido el uso del terreno y la caseta a McArthur a cambio de que realizase de forma gratuita trabajos en su jardín. 

El jardinero fue detenido el pasado 18 de enero como parte de una investigación centrada en la desaparición de personas en el barrio gay de Toronto, y acusado de la muerte de dos individuos, Selim Esen, de 44 años, y Andrew Kinsman, de 49 años. 

Días después, la Policía le acusó también de la muerte de Majeed Kayhan, de 58 años, Soroush Mahmudi, de 50 años, y Dean Lisowick, de 47. Pero a principios de diciembre, la Policía de Toronto dijo que había descubierto los restos de seis personas ocultos en macetas de McArthur y que estaban almacenadas en un terreno del norte de Toronto. 

La Policía teme que McArthur sea responsable de la muerte de más personas, por lo que ha decidido buscar más restos humanos en el desagüe de la propiedad así como en otros inmuebles relacionados con el jardinero. 

Las tareas de búsqueda de restos se están viendo ralentizadas por las condiciones meteorológicas, ya que las bajas temperaturas invernales en Toronto mantienen el suelo congelado, lo que impide realizar excavaciones con normalidad.

Durante la investigación, también se supo que McArthur trabajó como Santa Claus en un centro comercial de Toronto durante las vacaciones navideñas.

"Fue contratado a través de una empresa de gestión de eventos que ofrece diferentes artistas, incluyendo Santa, para eventos en toda el área metropolitana de Toronto", dijo un comunicado del centro comercial Agincourt Mall, en el barrio de Scarborough.

"Mientras trabajó en el centro comercial, no se denunció ningún incidente por parte de clientes o empleados de tiendas o el centro comercial", agregó.

Sin embargo, la conducta de McArthur sí había estado bajo la lupa de la Policía en otras ocasiones. Un artículo publicado en The Globe and Mail, decía que McArthur había sido acusado de atacar a un hombre con una barra de metal en 2001 y condenado por ello a dos años de reclusión, aunque evitó la cárcel al aceptar algunas condiciones. Una de ellas era no frecuentar el barrio gay. 

El mismo diario ha informado que McArthur utilizaba Recon, una aplicación para citas fetichistas donde pedía ser contactado por “hombres sumisos de todas las edades”.

Aunque la Policía inicialmente se resistió a calificar a McArthur como un "asesino en serie", las autoridades reconocen ahora que se equivocaron y que el detenido puede ser responsable de muchas más muertes en la principal ciudad canadiense.

La Policía de Toronto también se enfrenta a fuertes críticas por ignorar durante años las desapariciones de varios de los muertos, todos ellos conocidos en ambientes homosexuales de la ciudad.


💬Ver 0 comentarios