"Una vez hayamos dejado la Unión Europea, tendremos el control completo", dijo la primera ministra, Theresa May.

 La primera ministra británica, Theresa May, dijo hoy que, con su plan de "brexit", se cambiará el sistema migratorio en el Reino Unido de modo que los ciudadanos comunitarios ya no podrán "saltarse la fila" de inmigración.

"Ya no sucederá que los nacionales de la Unión Europea (UE), al margen de las cualificaciones o experiencia que tengan que ofrecer, puedan saltarse la fila y pasar por delante de ingenieros de Sydney (Australia) o desarrolladores de software de Delhi (India)", declaró.

May dio detalles de su plan migratorio al defender el acuerdo de "brexit", para la salida de la UE alcanzado con Bruselas, en el congreso anual en Londres de la patronal Confederación de la Industria Británica (CBI, en inglés).

"En lugar de un sistema basado en la procedencia, habrá uno construido en torno a los talentos y cualificaciones que la persona ofrece", prosiguió.

La jefa del Gobierno sostuvo que esto "cumplirá con el veredicto del referéndum" del 23 de junio de 2016, en el que un 52% frente a un 48% de los británicos votó a favor de salir del bloque europeo y "recuperar el control de las fronteras".

Además, añadió, las nuevas normas de inmigración llevarán a crear "mayores oportunidades de formación para los jóvenes de este país y más empleo cualificado", al no haber la competencia desde la UE.

May pidió a los empresarios que "trabajen con ella" para aprovechar las oportunidades del "brexit".

El presidente de la CBI, John Allan, brindó su apoyo al acuerdo técnico consensuado con Bruselas por la primera ministra, al juzgar que, aunque "no es perfecto", impide "la ruina" que sería salir del bloque sin acuerdo.

Pese a las críticas que su plan ha suscitado dentro y fuera de su partido, la líder conservadora dijo hoy que "está decidida" a sacarlo adelante.


💬Ver 0 comentarios