Aviones Boeing 737 de  Ethiopian Airlines (semisquare-x3)
Aviones Boeing 737 de Ethiopian Airlines, en el aeropuerto de la capital etíope, Adís Abeba. (AP)

Las últimas palabras que expresaron los pilotos del vuelo de Ethiopian Airlines siniestrado el pasado 10 de marzo, provocando la muerte de las 157 personas que viajaban a bordo, se conocieron a través de una investigación del diario estadounidense The Wall Street Journal.

Según el medio, el piloto del Boeing 737 Max gritó: "¡Levántalo, levántalo", momentos antes de que el avión empezara a caer. 

Al mismo tiempo, The Washington Post detalla que el vuelo ET302 de Ethiopian Airlines tuvo problemas inmediatamente después de despegar del aeropuerto de la capital etíope, Adís Abeba. 

De acuerdo con personas cercanas a la investigación en curso, citadas por el periódico, el copiloto, Ahmed Nur Mohammed contactó con la torre de control e informó de un "problema de control de vuelo".


La torre solicitó detalles cuando el capitán Yared Getachew intentó levantar el avión y corregir la trayectoria de viaje. Tras dos minutos de vuelo con problemas tuvo lugar una fuerte sacudida, después de lo cual el avión empezó a caer en picada. El vuelo duró en total menos de seis minutos.

La caja negra del Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines sugiere que falló un sensor que activó un sistema que ocasionó el accidente, según informó el viernes pasado The New York Times.

El diario neoyorquino difundió una información que todavía no es pública pero que, según sus fuentes, indica que el accidente fue causado por un sensor defectuoso que habría activado un sistema automatizado de forma errónea.

Ese sistema, conocido como MCAS, sería el responsable de haber impulsado la parte delantera del avión hacia abajo.

El fallo en el vuelo de Ethiopian Airlines coincide con el del otro Boeing 737 MAX, de Indonesian Airlines, accidentado en octubre del año pasado, por lo que sugiere un problema sistémico en estas aeronaves de fabricación estadounidense.

Las investigaciones de ambos accidentes, de hecho, se han centrado en el sistema automático (MCAS), que bajo determinadas circunstancias inclina hacia abajo la punta del avión para evitar que entre en pérdida, es decir, que no tenga velocidad suficiente para mantenerse en el aire.

Las similitudes del accidente con el del 737 MAX 8, ocurrido en Indonesia en octubre, han motivado que los reguladores en EE.UU., la Unión Europea, China, Turquía, Australia, México y Sudáfrica, entre muchos otros países, hayan suspendido los vuelos de estos aviones de Boeing hasta que se esclarezcan las causas.


💬Ver 0 comentarios