Rodrigo Duterte quiere rebajar a 9 años la edad penal en Filipinas (semisquare-x3)
Rodrigo Duterte mantiene una batalla contra la delincuencia y el narcotráfico. (AP)

El gobierno  de Rodrigo Duterte mantiene una fuerte lucha contra la delincuencia y el narcotráfico. Pero el paso dado por la Cámara Baja y que cuenta con el absoluto respaldo del presidente filipino de rebajar la edad penal en el país de los 15 a los 9 años ha producido la reacción  de activistas y grupos de protección de la infancia, considerando que se trata de una medida extrema e injusta.

Según revela la agencia de noticias Europa Press, la propuesta ya  está siendo revisada por sus aliados en el Congreso, después de que se presentara el primer día de su mandato en 2016 junto con un intento por volver a introducir la pena de muerte en Filipinas.

"Es hora de aprobar el proyecto de ley para proteger a los niños de ser utilizados por los (narco) sindicatos para evitar el castigo", expresó en el canal CNN Phillipines el jefe del comité, Doy Leachon.

Según la nueva normativa, los niños no serían calificados como criminales, sino "menores en conflicto con la ley", aclaró el parlamentario. No serían detenidos, agregó, pero sí ingresados en "centros de reeducación".

De acuerdo con el sitio de noticias Philstar, la casa presidencial expresó su apoyo al proyecto de ley porque confía en que disuadirá a los narcotraficantes de utilizar a menores de edad para evitar el castigo.

Asimismo, se dio a conocer que el plan fue aprobado por la comisión de Justicia de la Cámara Baja pero aún tiene que pasar varias lecturas antes de ser sometida al voto de senadores.

El legislador Antonio Trillanes, uno de los más firmes detractores de Duterte, aseguró a los medios locales que esta ley va en contra de la familia, los pobres y es simplemente injusto. Además, de promover una sociedad sin corazón y sin piedad que no tiene ninguna consideración por sus propias personas.

Por su parte, el senador Sherwin Gatchalian piensa que esa no es la solución más efectiva para frenar la criminalidad en las comunidades. "Los niños pertenecen a las escuelas, no a las cárceles", enfatizó.

Actualmente, existe una enmienda aprobada en 2013 que permite colocar en centros especiales para menores a los niños de 12 a 15 años de edad que hayan cometido delitos graves como asesinato, homicidio, secuestro, incendio premeditado y otros.


💬Ver 0 comentarios