¿Lo atraparon en el acto? Esto es lo que alega el gobierno ruso.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) anunció hoy la detención en la capital rusa de un ciudadano estadounidense, Paul Whelan, cuando presuntamente realizaba actividades de espionaje.

"El 28 de diciembre agentes del FSB detuvieron en Moscú a un ciudadano norteamericano, Paul Whelan, mientras realizaba actividades de espionaje", señala el comunicado oficial.

El FSB precisó que ha incoado un proceso penal contra Whelan en virtud del artículo 276 del código penal (espionaje).

Además, la nota oficial añade que continúa la investigación sobre el caso de inteligencia, delito que en este país se castiga con hasta 20 años de cárcel.

En los últimos meses el FSB ha denunciado un incremento de las actividades de espionaje de otros países en territorio ruso en respuesta a acusaciones similares vertidas por las Cancillerías occidentales.

Moscú denunció numerosos intentos de interferir en las elecciones presidenciales de marzo pasado en las que el presidente ruso, Vladímir Putin, fue reelegido para un último mandato.

A mediados de diciembre, en su rueda de prensa anual Putin negó que Moscú vaya a tomar represalias contra Washington según el principio de "ojo por ojo, diente por diente" por la detención de ciudadanos rusos en EE.UU. bajo acusaciones de espionaje.

Putin, quien aseguró que en dicho terreno hay que ser "muy cuidadosos", negó que Rusia vaya a "apresar a gente inocente sólo para canjearlos por alguien".

Además, criticó el proceso abierto en EE.UU. contra la ciudadana rusa María Bútina por conspirar contra el Estado y desmintió su confesión de que trabajó para el Kremlin.


💬Ver 0 comentarios