La popularidad de la mandataria alemana no ha parado de caer desde su decisión de abrir la frontera a más de un millón de refugiados en 2015 y 2016.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo este lunes que no buscaría la reelección como presidenta de la Unión Cristianodemócrata, lo que significa que su cuarto mandato sería el último, anunciando el final de una era de 13 años en la que ha dominado la política europea.

Merkel, de 64 años, ha sido presidenta de la conservadora democracia cristiana (CDU) desde 2000 y canciller desde 2005. Su decisión de renunciar como presidenta se produce después de que su partido sufriera su segundo revés electoral regionalsemanas atrás.

El anuncio se produce un día después de conocerse los resultados de la votación en el estado de Hesse, en la que la CDU terminó en primer lugar, pero sufrió una caída en el apoyo de las últimas elecciones realizadas en esa zona del país en 2013.

"¿Puede Angela Merkel seguir siendo canciller?", se preguntaba hace exactamente un mes en su portada el diario sensacionalista Bild, el más vendido en Alemania y uno de los medios de comunicación que más influye en la opinión pública del país.

Es que la estrepitosa e inesperada caída de Volker Kauderen, uno de los más estrechos colaboradores de la canciller alemana, en la elecciones parlamentarias, empezó a abrir una brecha en el ya de por sí frágil gobierno de coalición en Berlín.

En noviembre de 2005, Merkel asumió el cargo de canciller de Alemania, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar ese cargo. Sería reelegida en 2009, 2013 y 2017. Actualmente es la jefa de gobierno en funciones de mayor antigüedad en la Unión Europea (UE) y una de las líderes con mayor antigüedad en el mundo libre.

Merkel nació como Angela Dorothea Kasner (tomó el apellido de su primer esposo Ulrich Merkel) en la época de la Guerra Fría en Alemania en 1954. Tres semanas después de haber nacido en la ciudad prooccidental de Hamburgo, su familia se trasladó  al otro lado del Muro de Berlin a la República Democrática Alemana (RDA).

Su padre, Horst Kasner, fue un pastor luterano que tenía pensado, según determinan algunas biografías de Merkel, construir un Protestantismo de Alemania Oriental distintivo que incluía la separación de estado e iglesia.

La mujer más fuerte de la política europea es miembro de la Iglesia Evangélica en Berlín, Brandeburgo y la Alta Lusacia de Silesia. En una entrevista de 2012, dijo sobre su fe: “Soy miembro de la Iglesia evangélica. Creo que Dios y la religión es también mi compañero constante, y lo ha sido durante toda mi vida. Nosotros, como cristianos, debemos sobre todo no tener miedo de defender nuestras creencias".

De 1973 a 1978, Merkel estudió física en la Universidad de Leipzig (que en ese momento se llamaba Universidad Karl Marx), y de 1978 a 1990 estudió en el Instituto Central de Química Física, Academia de Ciencias de la RDA en Berlín.

Mientras estaba allí como estudiante y científico investigador, Merkel obtuvo un doctorado en química cuántica. Ella también adquirió fluidez en ruso, ganando un premio estatal. De 1980 a 1998, Merkel publicó 8 artículos en revistas científicas, entre ellas las revistas Chemical Physics, Journal of the American Chemical Society y Science.

El despertar político de Alemania y de Angela Merkel

En 1990, un mes después de la caída del Muro de Berlín, Merkel se unió al incipiente partido "Despertar democrático" de Alemania Oriental.

En 1991 y a pesar de ser un personaje totalmente desconocido, ya que nunca participó en los movimientos de protesta contra la desaparecida RDA (República Democrática Alemana), empieza a jugar un rol más protagonista cuando se convierte en portavoz de Lothar de Maiziére,  quien fue el último primer ministro de la RDA.

Ese mismo año, fue elegida para el parlamento alemán y poco después fue nombrada miembro del gabinete, como Ministra de la Mujer y la Juventud en el gobierno del Canciller Helmut Kohl.

La Doctora en Teología por la Universidad de Rostock, Dorothea Ortmann, recuerda en un artículo publicado en la revista Con La A, las dudas que se le presentaban a la prensa alemana de la época a cerca de la figura de Merkel.

"Entonces ¿cómo fue posible que una mujer neófita (recién convertida) en medio de tantos experimentados políticos, -quienes además estaban dispuestos a hacer lo que fuera para ascender-, haya podido mantenerse y no sólo eso sino que, finalmente, fue elegida canciller, además de ser la política que más ha durado en ese cargo?"

Ortmann asegura que para entender su rápido ascenso político debemos ver las circunstancias concretas que lo posibilitaron. "Mientras sus colegas estaban involucrados en escándalos financieros o eran colaboradores de la STASI -policía secreta de la RDA-, ella se mantuvo libre de todo cuestionamiento".

En 1994, fue promovida a la posición de Ministra de Medio Ambiente y Seguridad Nuclear, y en 1998 se convirtió en la Secretaria General de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido de centro derecha de Alemania.

A pesar de ser un año importante para Merkel, en 1998 su partido no consigue alzarse con la victoria en las elecciones generales y los Socialdemócratas, liderados por Gerhard Schröder, llegan al poder. A pesar del fracaso,  Merkel es reelegida diputada, lo que le permite incrementar su participación en el debate de las políticas más importantes del país y sus intervenciones en el parlamento se popularizan y llaman la atención no solo de los medios sino de todo el arco político alemán.

Tras la derrota en las generales, otro golpe llegaría aún con más fuerza y produciría una ruptura dentro de su espacio político. En el año 2000, varios miembros de la cúpula de su partido -incluido el mismo Helmut Kohl- se vieron involucrados en un escándalo de donaciones para el partido.

Angela Merkel no tardo en criticar públicamente la conducta de sus compañeros de partido y terminó distanciándose de quien fuera su mentor y protector político, Helmut Kohl.

Tal vez haya sido su firme postura con respecto a este tema lo que la llevó, ese mismo año, a convertirse en jefa de su espacio político y liderar con mano firme la oposición en el Parlamento Federal, hecho que consolidó su liderazgo dentro y fuera del partido.

Cuando asumió el cargo de canciller, en el año 2005, muchos votantes de que una mujer en el cargo de canciller podría mejorar las condiciones de las trabajadoras y los inmigrantes, pero ella no se preocupó tanto de esos aspectos.

"Durante su mandato, se ha caracterizado por tener actitudes vacilantes justificándolas por flexibilidad. En lo posible prefiere no definir sus posiciones para tener la posibilidad de cambiarlas en cualquier momento y no estar en la obligación de rendir cuentas. Algunos analistas afirman que en esta indefinición se encuentra el secreto de su éxito como política. Su estrategia principal es de avances paso a paso y no revelar planes a largo plazo", explica la Dra. Dorotea Ortmann. 

La permanencia de Merkel ha coincidido con cuatro grandes crisis internacionales: la crisis financiera mundial de 2008, la crisis de la deuda de la eurozona, el conflicto militar entre Rusia y Ucrania y la crisis de refugiados y la migración dentro de la Unión Europea (UE).

Debido a que Alemania ha tomado la iniciativa en estos temas en Europa, Merkel ha pedido a la UE que desarrolle una política exterior unida y coherente. "El mundo tiene que ver que los estados miembros no se desvíen del consenso europeo sobre estos temas", dijo recientemente, y agregó que era importante reconocer que la posición de un país a veces se anularía a favor de la UE.

En 2015, la revista Time eligió a Merkel como su "Persona del año" y la describió como la "líder de facto de la Unión Europea, la empresa conjunta más próspera del planeta".

La revista Forbes también la eligió entre diez su lista de "Las mujeres más poderosas del mundo". Actualmente es también líder principal del Grupo de los Siete (G7), un bloque informal de democracias industrializadas que incluye a Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido, y los Estados Unidos. 


💬Ver 0 comentarios