Skripal trabajó como espía para España (semisquare-x3)
Skripal vive desde 2010 en Reino Unido como parte de un intercambio de prisioneros. (EFE)

Sergéi Skripal, el exespía ruso que fue envenenado en el Reino Unido, trabajó en los últimos años con los servicios secretos de España (CNI) con el objetivo de combatir el crimen organizado ruso, informa el diario The New York Times.

El diario, que basa su información en fuentes de un alto funcionario español y de un escritor especializado en temas de seguridad, agrega que el caso de Skripal tiene similitudes con el de Alexander Litvinenko, que murió en Londres en 2006 después de ser envenenado con un isótopo radioactivo, "polonio 210".

Las autoridades españolas, dice el NYT, reconocieron que trabajaron con Litvinenko para combatir el crimen organizado en España.

El periódico agrega que Skripal tuvo contactos con el espionaje de la República Checa y de Estonia, según funcionarios europeos, y ahora "parece que también era activo en España".

Un jefe policial español retirado dijo al diario que España tenía un problema con el crimen organizado ruso y "no sabíamos cómo operaba".

"Skripal y Lutvinenko nos dieron una idea más apropiada de la realidad", según el jefe policial que no identifica.

Sergéi Skripal, un coronel del espionaje militar ruso, conocida como la GRU, fue agregado militar de Rusia en Madrid a mediados de los 90.

Después de asentarse en el Reino Unido en 2010, Skripal volvió a España en varias ocasiones para reunirse con funcionarios del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), según dijo el escritor español Fernando Rueda al diario.

Durante los últimos días, el Reino Unido y Rusia volvieron a intercambiar acusaciones en la ONU con motivo del llamado caso Skripal, después de que Londres apuntara a los servicios de inteligencia de Moscú como responsables del ataque.

La misión británica convocó al Consejo de Seguridad para informar de los resultados de su investigación, en la que se ha identificado a dos ciudadanos rusos como sospechosos del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y su hija Yulia.

La reunión, como ya había sucedido en ocasiones anteriores, terminó en un nuevo cruce de ataques entre el Reino Unido y sus aliados, de un lado, y Rusia, del otro.

La embajadora británica, Karen Pierce, arremetió contra Rusia, a quien acusó de ignorar toda norma internacional y de comportarse de de forma "desvergonzada" y "temeraria".

"Intentaron matar a los Skripal, jugaron a los dados con las vidas de la gente de Salisbury, viven en un universo paralelo donde las reglas normales de los asuntos internacionales están invertidas", insistió.

La diplomática dijo que el Reino Unido utilizará todas las vías a su disposición para tratar de detener a los dos sospechosos, Alexander Petrov y Ruslán Boshírov, y llevarlos ante la Justicia.

Según explicó, además de la orden europea de arresto ya puesta en marcha, las autoridades británicas van a solicitar a la Interpol una "alerta roja" para que sean arrestados si dejan el territorio ruso.

Rusia, mientras tanto, defendió que el anuncio hecho por Londres sigue sin aportar pruebas concluyentes y acusó al Ejecutivo de Theresa May de limitarse a repetir las mismas "mentiras" y de rechazar toda cooperación.

"Londres necesita una historia con un único objetivo: desatar una repugnante histeria antirrusa y arrastrar a otros países a ella", dijo el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia.

El diplomático cuestionó muchos de los puntos de la investigación e insistió en que las autoridades británicas siguen presentando únicamente una serie de "mentiras sin fundamento".

"Downing Street no está gobernado por el interés de la justicia, sino por otros motivos", dijo Nebenzia, que sugirió que Londres quiere tapar otros asuntos, como una posible "provocación química" por parte de fuerzas opositoras que apoya en Siria.

El representante de Rusia acusó a Occidente de crear "un mundo de posverdades" en el que "noticias falsas" son suficientes para declarar a alguien culpable.

Skripal y su hija Julia fueron envenenados en la ciudad británica de Salisbury, un caso que ha provocado una crisis en las relaciones entre Rusia y el Reino Unido.


💬Ver 0 comentarios