Turismo ruso de parto: “Dé a luz un hijo con pasaporte estadounidense” (semisquare-x3)
Cada año nacen unos 36,000 bebés de madres extranjeras en EE.UU. (EFE)

Bebés sonrientes, madres radiantes, hermosas playas de arena blanca. Con estas imágenes atraen en Internet compañías rusas a mujeres embarazadas para que vuelen a Florida y den allí a luz a sus hijos. Pero los rusos adinerados no van tras las palmas y los rayos de sol sino por el pasaporte estadounidense que su bebé recién nacido recibe automáticamente.

Donald Trump quiere acabar pronto con ese privilegio. En su cruzada contra la inmigración, el presidente de Estados Unidos anunció esta medida para impedir la tradicional práctica de la obtención de la ciudadanía con una "visita de parto”. Pero para ello la Constitución tendría que ser reformada.

Paquete completo de bienestar para embarazadas rusas

En Rusia, el "turismo de embarazadas” experimenta desde años un auge inusitado. Según la propaganda de las agencias que ofrecen dichos paquetes, "entre los pasajeros de los vuelos Moscú – Miami hay, cada día, 8 mujeres rusas embarazadas que van a parir en tierras norteamericanas".

En dicho mercado hay unas trece agencias que ofrecen viaje con conexión a alguna sala de partos en la Florida. La compañía que dirige Anton Yatschmenew se llama "Miami Care”, y entre sus diez empleados se cuentan abogados, médicos, intérpretes, conductores y otros "asesores”, estacionado en Miami, le cuenta a DW. Yatschmenew trabaja desde Moscú. Su clientela: embarazadas con sus maridos. "Pero a veces también con los amantes”, bromea Yatschmenew.

"Turismo global” en auge

"Ofrecemos servicios muy diferentes, los paquetes son individuales y se adaptan a las necesidades y la cartera de nuestros clientes", dice Anton Yatschmenev, quien llama a su trabajo "turismo global", pero también deja claro que se trata de un negocio. Un "buen negocio", agrega, que arroja cada vez más ganancias, desde 2016, después de que los rusos superaron su crisis financiera y volvieron a tener más dinero.

"Miami Care" lleva a la Florida a unas 200 clientas al año. Mujeres embarazadas que pagan todo el paquete, en ruso, más transporte, alojamiento, atención médica y asesoría jurídica. En resumen: vuelo de ida, parto, ciudadanía estadounidense para el bebé y regreso: "No somos baratos”, reconoce Yatshmenev. "¿Qué ruso puede gastar $30,000 en tres meses?" Pero los hay: "La mitad de las clientas viene de Moscú, y la otra del resto del país, especialmente del norte, en donde hay petróleo y dinero”, explica el innovador empresario.

Aeropuerto, sala de partos y coches de bebé

La mayoría de las rusas vuelan a Miami, donde se supone que la vida es más barata y "más rusa”. "Una de cada dos mujeres con coche de bebé en Miami es rusa”, asegura Yatshmenev. Muchas estrellas rusas del pop viven en Miami y allí han parido a sus hijos. "Un argumento más para confiar en nuestra compañía", dice el empresario.

¿Cuántos niños traen al mundo las rusas en EE.UU.? Nadie lo sabe. No hay estadísticas oficiales sobre el turismo de madres y bebés. El Centro de Estudios de Migración de EE.UU. estima que cada año nacen unos 36,000 bebés de madres extranjeras. Una tendencia en aumento, de eso sí está seguro Yatshmenev.

¿Teme por el negocio tras la amenaza de Trump? "No, al contrario”, dice el jefe de "Miami Care”, y relata que "en las últimas 48 horas hemos sido bombardeados con llamadas de madres que quieren comprar nuestro paquete. La amenaza de Trump ha sido la mejor publicidad para nosotros”.


💬Ver 0 comentarios