(horizontal-x3)
La ley italiana contempla los tratamientos de fertilidad solo para parejas heterosexuales (AP).

Las autoridades de la ciudad italiana de Turín se negaron a registrar al bebé de una concejal, concebido por inseminación artificial, porque la ley italiana contempla los tratamientos de fertilidad solo para parejas heterosexuales, dijo la madre. 

En una publicación en FacebookChiara Foglietta explicó que ella y su pareja, Micaela Ghisleni, intentaron registrar a su hijo, Niccolo Pietro, tras su nacimiento el pasado viernes. Según contó, la respuesta de las autoridades fue que “debe declarar que tuvo una unión (relaciones sexuales) con un hombre para registrar a su hijo". 

No hay forma de decir que lo tuvo por inseminación artificial”. “Todos los niños tienen derecho a conocer su propia historia”, dijo Foglietta, que se negó a aceptar la propuesta de las autoridades en Facebook. 

El vacío legal se debe a un decreto ministerial de 2002 que no contempla que una mujer, en lugar de una pareja heterosexual, pueda concebir un hijo a través de la inseminación artificial, explicó.

La concejal  protesta contra la burocracia que existe en su país con respecto a este tema. Asimismo que destaca el valor de muchos alcaldes de otras ciudades italianas que se han definido favorablemente ante este tipo de casos, como lo son los matrimonios registrados en el extranjero o los los hijos de parejas homoparentales. 

"Fueron alcaldes valientes para abrir la puerta a la ley. Han sido administradores abiertos y con visión de futuro", dijo Foglietta.


💬Ver 0 comentarios