Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

el activista de derechos humanos Nabeel Rajab gesticula a la salida de una comisaría en Manama, Bahrein. (horizontal-x3)
El activista de derechos humanos Nabeel Rajab gesticula a la salida de una comisaría en Manama, Bahrein. (AP)

Dubai, Emiratos Árabes Unidos - Una corte de Bahrein sentenció el miércoles a un destacado activista de derechos humanos a cinco años de prisión por tuits que denunciaban supuestas torturas en una prisión del país y criticaban la guerra de Arabia Saudí en Yemen, a pesar de las críticas internacionales al proceso.

La condena a Nabeel Rajab es el último capítulo en una larga represión contra la disidencia en Bahrein, un pequeño reino insular ante la costa de Arabia Saudí que acoge a la Quinta Flota de la Marina de Estados Unidos. En la actualidad, el activista cumple una condena de dos años impuesta el pasado julio por entrevistas que concedió para televisión en las que criticó al país.

Rajab fue hospitalizado varias veces durante su última condena por problemas cardiacos y úlceras.

La cuenta de Twitter del activista publicó un mensaje el miércoles diciendo que entró al juzgado con una “alegre sonrisa” antes de conocer su condena. Tras la lectura del fallo, levantó las manos haciendo el símbolo de la paz y se rió.

La decisión judicial fue condenada de inmediato por activistas.

"Es hora de que el gobierno de Donald Trump muestre agallas enfrentándose a la dictadura en Bahrein", dijo Brian Dooley, un asesor del grupo Human Rights First, con sede en Estados Unidos. "Debería tomar acciones punitivas sobre este fallo y enviar al embajador estadounidense a visitar a Rajab en prisión para decirle que Estados Unidos está de su parte y contra esta temeraria represión”

Diplomáticos occidentales acudieron a la vista judicial de Rajab en la capital del país, Manama.

Funcionarios bahreiníes no respondieron de inmediato a las peticiones de comentarios. La Constitución de Bahrein garantiza libertad de expresión a sus ciudadanos.

Los problemas legales de Rajab comenzaron después de que Bahrein reprimió las protestas de la Primavera Árabe de 2011.

En agosto de 2012, Rajab fue sentenciado a tres años de cárcel por supuestamente fomentar enfrentamientos entre policías y manifestantes. Para entonces ya había pasado tres meses entre rejas por publicar comentarios antigubernamentales en Twitter. Quedó en libertad en mayo de 2014 tras cumplir dos años, pero volvió a ser detenido por sus declaraciones en Twitter.

El rey Hamad bin Isa Al Khalifa indultó a Rajab en julio de 2015 por motivos de salud tras unos tres meses en un penal. Pero fue arrestado de nuevo en junio de 2016. 


💬Ver 0 comentarios