Una estudiante sueca detiene un avión en el que iban a deportar a un refugiado afgano (horizontal-x3)
La activista Elin Ersson podría acabar en prisión (Captura / YouTube)

Por protocolo, ninguna aeronave puede levantar el vuelo hasta que todos lo pasajeros hayan tomado asiento y se hayan abrochado los cinturones.  Una joven activista sueca llamada Elin Ersson llevó hasta el límite esta norma con el fin de impedir el despegue de un vuelo que transportaba a un hombre afgano de 52 años desde Suecia hasta su país de procedencia, Afganistán.

Ersson anunció durante su acción que, en realidad, su intención era protestar por la deportación de un joven afgano llamado Ismail. Después dijo desconocer por qué Ismail no se encontraba en ese avión y, en su lugar, sería deportado el hombre de 52 años. Al final, resultó que ese hombre abandonaba Suecia por voluntad propia debido a la situación que enfrentan los refugiados en aquel país.  Según ha podido saber Deutsche Welle, el joven Ismail fue después secretamente deportado del país junto con otro joven afgano a bordo de una aeronave comercial. Ismail se encuentra ahora mismo en Kabul y miembros de su familia dijeron a DW que se encuentra en un hospital por problemas de salud.

Ahmad Zaki Khalil, director del Comité de Asuntos para Refugiados en la Asociación Afgana de Estocolmo, alabó la acción de la activista sueca, pero puso de relieve que la joven no era consciente de la situación real del afgano de 52 años sentado en el avión cuyo vuelo ella trató de impedir. "En Suecia, las autoridades no informan sobre cuándo va a tener lugar una deportación con el fin de evitar este tipo de protestas y acciones”, dice Khalil a DW. Además, agrega que Ersson no puedo hablar con Ismail porque el celular de este estuvo apagado durante el traslado entre dos prisiones el pasado lunes. 

Por otro lado, sobre el afgano de 52 años que estaba en el avión de Ersson, Khalil dice que "los refugiados no suelen abandonar Suecia voluntariamente a no ser que sufran estrés psicológico y mental”. El vuelo de Ersson tenía como destino Estambul, donde el hombre de 52 años iba a tomar otro avión hasta Afganistán. Con todo el mundo sentado en la aeronave, la joven sueca sacó su celular del bolso y comenzó a emitir un video en vivo por Facebook. Durante su protesta, realizada en inglés, la joven explicó que el hombre iba a ser deportado a Afganistán, "donde muy probablemente sería asesinado”.

Se puede escuchar al personal de vuelo advirtiendo a la joven de que debía tomar asiento. Otros pasajeros también le pidieron a la joven que se sentara.

Ersson insistió en que no estaba haciendo nada ilegal y que seguiría las órdenes de los pilotos tan pronto como el afgano fuera desalojado del avión. En un momento dado, un pasajero trata de arrebatarle el celular a la activista, diciéndole que estaba asustando a otros pasajeros. Pero después, varias personas se unieron a la protesta de la joven.  El video se volvió viral y muchas personas aplaudieron el coraje de Ersson. La joven enfrenta ahora penas de hasta seis meses de prisión por no acatar las órdenes del personal de vuelo.


💬Ver 0 comentarios