Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

DANVERS, MASSACHUSETTS — La maestra tenía una sonrisa brillante, le encantaba el color rosa y proyectaba gran entusiasmo por las materias que enseñaba. El alumno, un jovencito larguirucho, tenía apenas 10 años menos, acababa de llegar a la escuela y era de buenos modales, pero no hablaba mucho. Según los fiscales, en algún momento del último día que compartieron en la escuela, el martes, la maestra Colleen Ritzer y el alumno Philip Chism, de 14 años, se cruzaron en el camino, y la mató.


💬Ver 0 comentarios