La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que la mujer requiere un ambiente tranquilo para dar a luz (horizontal-x3)
La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que la mujer requiere un ambiente tranquilo para dar a luz. (EFE)

La celebración de Año Nuevo está marcada por la tradicional cuenta regresiva que representa los segundos finales de un año que se acaba.

Diez, nueve, ocho…, comienzan a gritar las enfermeras y los médicos en las maternidades de Guatemala, donde la tradición de traer al mundo al primer bebe del año parece superar los límites y la seguridad de las pacientes.

Así por lo menos lo entienden los médicos y el personal de enfermería del Hospital Roosevelt, ubicado en la capital de ese país centroamericano, quienes estuvieron literalmente de fiesta. Usaron sombreros y soplaron silbatos para celebrar el Año Nuevo dentro del quirófano. Con sus celulares en mano, comenzaron a transitar los últimos segundos del 2018 y la llegada del 2019. Mientras tanto, una mujer recostada en una camilla y con fuertes dolores de parto, se convertía en una espectadora de lujo de los festejos que a su alrededor se llevaban a cabo.

Es que los médicos, enfermeros y asistentes estaban más preocupados en contener al bebé en el canal de parto el tiempo que fuese necesario para que naciera segundos después de la media noche, que por el estado de su madre.

Según informó el canal 17 Jutiapa todos los que se encontraban en el quirófano comenzaron a gritar "¡Seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno!", antes de que naciera el bebé. "Es una niña", confirmaron.

 

El vídeo se hizo viral en las redes sociales, donde la mayoría de los comentarios repudian el hecho y apuntan a que la mujer sufrió de "violencia obstétrica".

Según informa el diario Prensa Libre, junto al equipo médico, conformado por los doctores Angie Leiva y Brayan García y las enfermeras Emilia Sontay y Claudia López, se encontraba la paciente Ilsy Janet Chacón López.

A pesar de los festejos, la bebé que pesó 5 libras, no fue la primera en nacer en 2019 en Guatemala, sino la segunda.

La bebé midió 49 centímetros (19.29 pulgadas) y es la quinta hija de Chacón López, de 34 años. Llegó al hospital desde la colonia Eterna Primavera, en la zona 4 de Villa Nueva. Junto a su esposo, José Nolasco, se dedican a vender tenis y zapatos en diferentes mercados de la ciudad.

Ahora, toda esta situación podría ser denunciada por violencia obstétrica, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la mujer requiere un ambiente tranquilo para dar a luz, al igual que el bebé, que merece un ámbito silencioso y calmo, todo lo contrario a lo que ocurrió en esta sala de la maternidad.


💬Ver 0 comentarios