Las polémicas casas vinculadas a "El Chapo" fueron rematadas en la quinta subasta con sentido social del Instituto de Administración de Bienes y Activos. (AP)

Se llama Ernesto Olvera y es el flamante propietario de dos viviendas que pertenecían al exjefe del cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Este jubilado se convirtió en el nuevo propietario de los domicilios de la calle Javier Mina, en el fraccionamiento Los Pinos, y el inmueble localizado en la calle Puerto de Veracruz número 1647 en la colonia El Vallado (ambos en la ciudad de Culiacán). Por los inmuebles pagó aproximadamente 2.3 millones de pesos mexicanos ($118,215).

Sin embargo, Olvera dijo a la prensa local que “no sabía a quién le pertenecían”. Según publica el diario mexicano Excelsior, el comprador, originario del estado de Querétaro, accedió a la compra sólo porque estaban baratas. Por el momento, se desconoce lo que el hombre hará con ellas.

Las polémicas casas vinculadas a "El Chapo" fueron rematadas en la quinta subasta con sentido social del Instituto de Administración de Bienes y Activos.

El remate tuvo lugar luego de que el gobierno federal encabezara un operativo fallido contra el hijo de "El Chapo", Ovidio Guzmán, en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, el pasado 17 de octubre.

Otra residencia ligada al "El Chapo" Guzmán fue adquirida por una mujer, quien prefirió mantenerse en el anonimato. Ahí “El Chapo” huyó de la Marina a través de un túnel que conectaba con el drenaje de Culiacán. Su costo fue de más de 2 millones de pesos ($102,800).

El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), a través de su director Ricardo Rodríguez Vargas, aseguró que lo recaudado se destinará a Oaxaca para bandas de música infantil.

En la subasta constó de 45 lotes, 8 de ellos se declararon desiertos, entre ellos dos barcos huachicoleros (para el robo y venta ilegal de combustible) de Tabasco y la casa de la madre de Ovidio Guzmán.

Según Excelsior, entre los artículos más caros que se subastaron se encuentra un reloj de oro blanco de 18 quilates con 60 zafiros a 343,950 pesos ($17,600), con descuento de 50%.

El objeto más barato fue un automóvil compacto 1995 con un precio inicial de 2,800 pesos ($143) que se vendió en 20,000 pesos ($1,030).

La subasta vivió una intensa lucha por la compra de un automóvil de lujo que de 180,000 pesos (9,250) se remató en 810,000 pesos ($41,632).


💬Ver 0 comentarios