Un adolescente de 17 años se hizo estallar el miércoles en una oficina de los servicios de seguridad rusos en el norte del país e hirió a tres agentes, informaron las autoridades, que abrieron una investigación por "acto terrorista".

Un hombre murió este miércoles en una explosión en un edificio del servicio secreto interior de Rusia, el FSB, en la ciudad de Arjánguelsk, en el norte del país. El hecho fue catalogado por las autoridades como un ataque terrorista.

Un residente local de 17 años fue el responsable del ataque, según los investigadores del Comité Antiterrorista de Rusia. Después de entrar en el edificio sacó de un bolso un explosivo de fabricación casera que le estalló en las manos y le provocó la muerte. Tres empleados del FSB resultaron heridos.

Las autoridades rusas iniciaron causas penales por "atentado" y "posesión ilegal de armas" a raíz de la explosión. "Se han abierto procesos penales por atentado y posesión ilegal de armas tras la explosión registrada en la sede regional del DSB en Arjángelsk", señaló en un comunicado el Comité de Instrucción de este país. Se desconocen más detalles o las motivaciones del atacante.

Previamente, el gobernador de la región de Arjánguelsk, Ígor Orlov, llamó a no sacar conclusiones precipitadas del suceso para "evitar especulaciones y provocaciones". Agregó que las autoridades han tomado medidas para reforzar la seguridad en instituciones estatales y lugares públicos.

Dos sucesos similares

Hace dos semanas, otro ataque perpetrado por un adolescente de 18 años en un instituto de Crimea dejó 21 muertos y más de 40 heridos.

El FSB es la agencia heredera del KGB soviético. En abril de 2017 hubo otro ataque contra una oficina del FSB en el este de Siberia, cuando un hombre armado disparó y mató a dos personas y fue luego abatido. La organización terrorista Estado Islámico (EI) se atribuyó entonces el hecho.


💬Ver 0 comentarios