(semisquare-x3)
Ilustración sobre divorcio. (GFR Media)

Un multimillonario ruso que lucha por evitar uno de los mayores pagos de divorcio en la historia del Reino Unido, perdió una causa judicial en Moscú en la que intentaba demostrar que su matrimonio se había disuelto 16 años antes.

Se le ordenó a Farkhad Akhmedov que le pagara a su esposa Tatiana Akhmedova más de 450 millones de libras esterlinas ($585 millones) luego de un juicio en Londres en el que se negó a participar con el argumento de que ya se había divorciado en Rusia. Ahora, el Tribunal Municipal de Moscú rechazó una apelación del empresario que busca probar la existencia de ese divorcio.

La posibilidad de un divorcio previo influyó en la disputa entre Akhmedov y su esposa, quien viene tratando de apoderarse del yate de lujo de 115 metros (380 pies) del multimillonario para obligarlo a que le pague. Actualmente, el yate de US$492 millones –el MV Luna– se encuentra incautado en Dubái.

El tribunal de Moscú confirmó una decisión de un tribunal inferior que desestimó un intento de probar la existencia del anterior proceso de divorcio en Rusia. Akhmedov no presentó "evidencia suficiente y creíble", dijo el tribunal inferior en su sentencia anterior.

Falsos

En una de sus primeras presentaciones en el caso de Londres, los abogados de Akhmedov presentaron documentos "oficiales" que confirmaban el divorcio en Rusia. Pero en su fallo emitido en Londres, que otorgó a Akhmedova el 41 por ciento de la riqueza del multimillonario, el juez Charles Haddon-Cave sugirió que los documentos de Moscú "fueron falsificados en todo momento".

Un abogado de Tatiana Akhmedova dijo que "el único divorcio otorgado a la señora Akhmedova fue el finalizado en Londres en 2016".

"El fallo del Tribunal Municipal de Moscú está frustrando sus intentos cada vez más desesperados por evitar aceptar esa realidad", dijo en un comunicado su abogado, Yuri Kuznetsov.

Akhmedov dijo en un breve mensaje de texto que, a pesar de los fallos, la posibilidad de que su exesposa cobrara la cifra completa otorgada en el juicio era de "cero".

El magnate del gas natural, de 63 años, dijo que había mantenido a su esposa después de que su matrimonio se disolvió en Rusia. Culpó a los abogados cínicos de presentar posteriormente una solicitud de divorcio en Londres y a la política británica por el fallo del tribunal. El jueves, dijo que planeaba apelar el fallo de Moscú.

Para Akhmedova y los que la respaldan, el premio sigue siendo el Luna. El yate de nueve cubiertas, que tiene 50 tripulantes y dos helipuertos, fue construido originalmente para Roman Abramovich y luego comprado por Akhmedov en 2014. Cuenta con una piscina al aire libre de 20 metros, ocho botes más pequeños y un minisubmarino.


💬Ver 0 comentarios