Un nuevo escándalo de prostitución y tráfico de información envuelve a la DEA en Colombia (semisquare-x3)
Agentes de la DEA en Colombia estuvieron involucrados en un escándalo que fiestas con prostitutas. (Archivo / AP)

La oficina de la DEA (Administración para el Control de Drogas del gobierno de los EE.UU.) en Colombia está nuevamente en el ojo del huracán debido a que por lo menos tres agentes han debido abandonar la institución en los últimos meses en medio de pesquisas por supuestas faltas éticas, incluidas acusaciones de que uno entregó información secreta a cárteles de narcotráfico y otro utilizó recursos del gobierno para contratar prostitutas.

El principal funcionario de la DEA en Sudamérica, quien fue enviado ahí hace tres años tras un escándalo que involucraba a agentes que participaron en fiestas con prostitutas, es investigado después de que la agencia recibiera una denuncia anónima que indicaba que instruyó a choferes colombianos que trabajaban para la embajada de Estados Unidos en Bogotá “para conseguir sexoservidoras”, de acuerdo con una copia de la denuncia obtenida por The Associated Press, y con un agente actual y un exagente. Los oficiales hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para discutir una investigación en curso.

Ricardh Dobrich, un director regional quien se retira el próximo mes de la DEA para tomar un empleo en el sector privado, dijo en un comunicado y en una entrevista con AP que la denuncia no tiene bases y que tendría que ser un “completo idiota” para involucrarse en prostitución dada la historia de la oficina en Colombia. También negó que su partida tuviera algo que ver con la acusación.

“No hay nada en esto, cero”, dijo Dobrich de la denuncia anónima, y agregó que quiere otra investigación sobre cómo se hizo pública. Dobrich afirmó que “este intento de aniquilar mi reputación” es un montaje, quizás por un disgustado exempleado de la DEA.

Dobrich dijo que los investigadores de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia lo entrevistaron en su oficina en Colombia el mes pasado y confiscaron su teléfono como parte del protocolo. Dobrich dijo que un investigador le indicó después que no se encontró ningún delito, pero ni la OIG ni el investigador nombrado por Dobrich comentaron sobre el estatus de la pesquisa.

La vocera de la DEA, Mary Brandenberger, no respondió a preguntas enviadas por email sobre el retiro de Dobrich, pero escribió que la agencia “se toma muy en serio cualquier acusación de ofensas de nuestros empleados”.

La prostitución es legal en Colombia, pero el Departamento de Justicia prohíbe que los agentes de la DEA se involucren en dicha actividad porque podrían exponerse a los mismos cárteles de narcotraficantes que buscan.


💬Ver 0 comentarios