(semisquare-x3)
Imagen del vehículo accidentado en el que se transportaba el obispo Rolando Álvarez. (Captura / Twitter)

El obispo de la diócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, uno de los más críticos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, sobrevivió a un accidente automovilístico en una carretera del norte del país.

El accidente de Álvarez fue confirmado por el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez.

"Gracias a Dios sólo el vehículo sufrió daños y él está bien", dijo Báez, en sus redes sociales.

Álvarez salió ileso a pesar de que la camioneta en que viajaba se desvió de la carretera y quedó semidestruida, con las gomas hacia arriba, según pudo observarse en fotografías publicadas en internet por los testigos del accidente.

Por su parte el vicario de pastoral de la Diócesis, monseñor Edgard Sacaza, expresó al diario La Prensa que “todo está bajo control, gracias a Dios”.

“Fijate que me accidenté, pero estoy bien, ya me vine (del lugar)” habría contado el obispo a monseñor Sacaza, al llamarle por teléfono inmediatamente después del accidente.

El obispo forma parte de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que sirve de mediadora en el diálogo nacional entre la Alianza Cívica que representa a la sociedad civil y el gobierno, con el objetivo de superar la crisis que ha cobrado cientos de muertos en protestas contra Ortega.

Desde que los miembros de la CEN propusieron al presidente adelantar las elecciones de 2021 para marzo de 2019, como una salida pacífica a la crisis, han sido víctima de agresiones físicas, amenazas de muerte y profanación de sus templos, por parte de grupos oficialistas.

"Me dolió que los señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas", explicó Ortega el 19 de julio, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua.

Las razones del vuelco de la camioneta, en una carretera rural a 112 kilómetros (unas 69 millas) al norte de Managua, son desconocidas.

Algunos fieles católicos calificaron de "milagro" que el obispo haya salido ileso.

Nicaragua, un país de mayoría católica, atraviesa una crisis que ha cobrado entre 322 y 448 vidas desde abril pasado.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas reformas de la seguridad social, que finalmente fueron retiradas, y se convirtieron en la exigencia de que renuncie el mandatario, después de 11 años en el poder.


💬Ver 0 comentarios