Jean-Baptiste Sèbe (semisquare-x3)
Jean-Baptiste Sèbe no había sido denunciado formalmente ante la Policía. (Captura / Twitter)

El sacerdote Jean-Baptiste Sèbe, acusado de haber agredido sexualmente a una joven, se suicidó este martes en el interior de la iglesia Saint-Romain, en Rouen, en el norte de Francia, informaron el miércoles los medios franceses.

Sèbe, de 38 años y cura desde 2005, no había sido denunciado formalmente ante la Policía.

Sin embargo, de acuerdo con la prensa, la madre de la supuesta víctima sí había transmitido al arzobispo de Rouen, Dominique Lebrun, que Sèbe había tenido "comportamientos indecentes y de agresión sexual" contra su hija, cuya edad no se precisa.

"No comprendemos para nada este gesto, aunque yo sé que pasaba un mal momento", escribió ayer en una carta abierta Lebrun, quien no mencionó en su misiva la supuesta denuncia contra el párroco.

Según el diario católico "La Croix", el cura fallecido enseñaba teología en el Instituto Católico de París y era capellán en varios colegios e institutos públicos en Rouen, donde era muy apreciado.

Etienne Thieffry, fiscal adjunto de Rouen, aseguró al diario Le Figaró que se espera que la investigación pueda aclarar "las motivaciones exactas del suicidio". "Según una fuente policial, una mujer vino a quejarse ante el arzobispo de Rouen del comportamiento indecente y ataque sexual cometido contra su hija", dijo el fiscal.

Tras conocerse el fatal desenlace,  Eric Labourdonnaye, director de comunicaciones de la diócesis de Rouen, admitió que sabían que el cura estaba pasando "un momento difícil".

La noche del miércoles se organizó una vigilia de oración en la basílica de Bonsecours, cerca de Rouen, en homenaje a Jean-Baptiste Sèbe.


💬Ver 0 comentarios