Un surcoreano es el nuevo presidente de Interpol (semisquare-x3)
Kim Jong Yang habla durante una conferencia de prensa en Changwon, Corea del Sur. (AP / Archivo)

El surcoreano Kim Jong Yang fue elegido este miércoles nuevo presidente de la Interpol durante la Asamblea General de la organización de Policía internacional celebrada en Dubai.

Kim, candidato apoyado por Estados Unidos y actual vicepresidente de la Interpol, sucederá en el cargo al chino Meng Hongwei, que fue presidente de la organización hasta que fue detenido a finales de septiembre por las autoridades de Pekín.

El coreano, que tendrá un mandato de dos años, se impuso frente al aspirante ruso, Alexander Prokopchuk, cuya candidatura generó críticas por parte de EE.UU. y de países como Ucrania y Lituania, que temían una posible politización de la Interpol.

Dos destacados críticos del Kremlin advirtieron el martes que elegir a Prokopchuk -que tiene vínculos con el presidente ruso, Vladimir Putin -perjudicaría a la agencia y politizaría la cooperación policial transfronteriza.

Rusia acusó a sus críticos de llevar a cabo una “campaña para desacreditar” a Prokopchuk, a quien calificó de profesional respetado.

El cargo de presidente de la Interpol tiene pocas atribuciones, que se limitan a encabezar las sesiones de la Asamblea General y del Comité Ejecutivo, mientras que las funciones ejecutivas de la organización recaen en el secretario general.

En la Asamblea también fue elegido vicepresidente para América el jefe de la Policía Federal de Argentina, Néstor Roncaglia, para un mandato de tres años.

Con sede en la ciudad francesa de Lyon, Interpol es conocido por emitir “notificaciones rojas” que identifican a sospechosos buscados por otro país, colocándolos en la lista de “más buscados” del mundo.

Grupos de derechos humanos dieron la alarma hace dos años cuando la asamblea de Interpol optó por Meng como presidente. Amnistía Internacional criticó “la larga práctica de China de intentar utilizar a Interpol para detener a disidentes y refugiados en el extranjero”.

Meng, desapareció el pasado 25 de septiembre tras subirse a un avión rumbo a China y, tras varios días de silencio, la Comisión Nacional de Supervisión china (el órgano anticorrupción) confirmó su detención.

El 7 de octubre, Interpol recibió la carta de renuncia del su hasta entonces presidente y una comunicación de Pekín informándole de que Meng no iba a seguir siendo el delegado de China en el organismo.


💬Ver 0 comentarios