Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Los partidarios del candidato presidencial Henri Falcon muestran falsos billetes de $100 durante una reunión de campaña en Caracas, Venezuela (AP/Fernando Llano).

Las promesas de siempre y las limosnas de ahora. La campaña presidencial más pintoresca de la historia venezolana se acerca a su final sin pena ni gloria, convertida en el gran espejo de un país a la deriva y con hambre. El oficialismo reparte bonos y panes; el evangélico Javier Bertucci cocina sopas, y el opositor disidente Henri Falcón busca los apoyos que no tiene.

El gran debate de hoy en Caracas no lo protagoniza ninguno de los tres. "Esto es una locura. He estado ocho horas esperando. Y si estoy aquí no puedo trabajar para comprar los alimentos de mi familia. Yo soy cristiana y este apocalipsis ya está escrito en la Biblia", protesta Carmen Mendoza, de 43 años, tras pasarse un día entre la muchedumbre congregada a las puertas del Abastos Bicentenario, en la céntrica Plaza de Venezuela.

Esta cadena de supermercados, expropiada por Hugo Chávez a la empresa franco-colombiana Éxito, comenzó de nuevo a vender comida regulada, algo que no sucedía desde la implantación de las bolsas CLAP, adaptación bolivariana de la cartilla cubana de racionamiento.

La hiperinflación, que pulveriza los salarios en un solo día, obliga a la gente a estas maratones desesperadas para sobrevivir en el país donde el salario mínimo mensual de 2.550,000 bolívares  ($3.42) no sirve ni siquiera para comprar un kilo de carne, que esta semana ya cuesta más de tres millones.

Cuatro libras de harina para cocinar las tradicionales arepas, cuatro libras de pasta, dos de arroz y cuatro de azúcar, más un paquete de manteca le costaron 570,000 bolívares ($0.78) a Carmen, que tiene un puesto ambulante al principio de la Panamericana.

Ella, como buena evangélica, también probó las sopas del pastor Javier Bertucci, que gracias a sus limosnas (también regala cortes de pelo y arreglos de uñas) está creciendo día a día en las encuestas electorales. Y es que en la Venezuela revolucionaria, marcada por el hambre, hasta un plato de sopa pesa en el estómago.

Según la encuesta de condiciones de vida, realizada por la Universidad Católica Andrés Bello, más del 60% de los venezolanos perdieron un promedio de 24 libras durante 2017. El diario digital El Pitazo confirmó la muerte por desnutrición de cinco niños en La Guaira, cerca de Caracas, en los últimos días.

"Vienen tiempos grandiosos para Venezuela. Estoy listo para hacer la gran renovación de la patria y lo vamos a hacer después del 20-M", dijo el presidente Nicolás Maduro en un encuentro con sus seguidores en Valera (estado Trujillo), a quienes volvió a prometer la asignación de nuevos bonos económicos, una de sus principales bazas electorales.

Este último domingo, como parte de la celebración del Día de la Madre, el "hijo de Chávez" regaló un millón y medio de bolívares ($2) a las madres patriotas (portadoras del carnet de la patria). Con ese dinero ni siquiera se pudo regalar un ramo de flores, que en Caracas cuesta hoy alrededor de un millón de bolívares ($1.30). Ahora preparan una nueva dádiva: un bono de lactancia materna.

A esa misma hora, en una panadería portuguesa de Santa Mónica no salían de su asombro. Un grupo de funcionarios públicos, con emblemas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), acababa de comprar 500 cachitos (hojaldres de jamón y queso) para repartirlos entre los asistentes a otro mitin. La comida convertida así en la inesperada estrella de los comicios presidenciales.

El exministro Mervin Maldonado no quiso ser menos y él mismo se encargó de regalar una bolsa de pan a 1,250 madres del barrio La Milagrosa, en Mérida, con "todo nuestro amor" y "gracias al presidente Nicolás Maduro".

"He venido a hablarles con la verdad de mi corazón, estamos en un momento crucial de la patria. En tiempos de vacas gordas y vacas flacas siempre el gobierno ha protegido al pueblo", redondeó el lunes el propio presidente durante otro de sus mitines en Táchira, fronteriza con Colombia, donde incluso aseguró sentir en su cuerpo "el látigo que le dieron a Cristo".


💬Ver 0 comentarios