(semisquare-x3)
Nicolás Maduro comenzó su segundo mandato, que abarca hasta el 2025. (EFE)

El “socialismo bolivariano”, aquel que proclamó a viva voz y a los cuatro vientos el fallecido Hugo Chávez parece estar viviendo sus horas más criticas. 

Un socialismo que tomó nombre propio y pasó a llamarse chavismo, y que durante los años que lleva al frente del país tuvo de todo: protestas, fallidos intentos de golpes de estado, opositores presos, millones de desplazados, hambre, violencia, represión, entre otras cosas.

Este miércoles, el líder opositor Juan Guaidó se declaró presidente de Venezuela en un desafío abierto al mandatario Nicolás Maduro, que hace unas semanas inició un segundo mandato en medio del rechazo de miembros de la comunidad internacional.

Aquí los principales momentos que desembocaron en lo que puede llegar a ser el final del gobierno de Nicolás Maduro:

Maduro llega al poder (2013)

Tras la muerte de Hugo Chávez, presidente desde 1999 y fundador de la “revolución bolivariana”, el 5 de marzo del 2013, Venezuela fue nuevamente a elecciones y el 14 de abril de 2013, el hombre al que Hugo Chávez ungió como sucesor político, Nicolás Maduro, logró un ajustadísimo triunfo sobre  el candidato opositor, Henrique Capriles. El candidato del chavismo obtuvo el 50.66% de los votos y Capriles el 49.07%.

Fuertes manifestaciones y la aparición de Leopoldo López

Lo que empezó como una manifestación estudiantil el 12 de febrero de 2014 contra la inseguridad en varios estados del país, desencadenó en una serie de movilizaciones a las que se han añadido varios grupos políticos y otros sectores de la sociedad, con resultados violentos.

Leopoldo López, líder de  la oposición, realiza manifestaciones para exigir la salida de Nicolás Maduro. Las luchas en las calles del país dejan un saldo de 43 muertos en cuatro meses.

López es detenido en febrero de ese año y condenado en el 2015 a casi 14 años de prisión, acusado de incitar a la violencia. Desde agosto del 2017 está en arresto domiciliario.

Se agrava la crisis económica y crece el malestar social (2015)

Productos básicos como la leche, el azúcar, medicamentos y papel higiénico con frecuencia no se encuentran en las tiendas. Miles de venezolanos empiezan a abandonar el país. Además, el precio del petróleo -que generan 96% de las divisas del país- cae a menos de la mitad, agravando la situación.

La oposición insiste en que la culpa la tiene el manejo que le ha dado el gobierno, mientras que desde el oficialismo se habla de una "guerra económica" impulsada por los enemigos de la Revolución Bolivariana. La alta tasa de inflación y la escasez de productos básicos no se ha podido resolver. La Asamblea Nacional otorgó poderes especiales al presidente Maduro para decretar varias leyes que buscan aumentar el control estatal de la economía.

Enfrentamiento contra el Poder Legislativo (2016)

En el mes de enero la oposición al gobierno de Maduro asumió el control del Parlamento, sin embargo el Legislativo fue declarado en desacato y sus decisiones nulas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). A pesar de esta orden, durante casi todo el 2016, la oposición intentó sacar del poder a Maduro a través de un referendo.

Aunque tanto el poder electoral como la justicia -de línea oficialista- frenaron esos embates poniendo como pretexto que existía fraude en la recolección de firmas para solicitarlo.

Más manifestaciones y muertos. Surge la Constituyente (2017)

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela asumió este el 1 de abril las competencias del Parlamento, de amplia mayoría opositora y al que considera en desacato, en una decisión que representó una escalada en la dura lucha de poderes de este país. Esta decisión produce que se multipliquen las protestas contra el gobierno de Maduro.

Los enfrentamientos entre los manifestantes opositores y las fuerzas bolivarianas dejaron unos 125 muertos en cuatro meses.

El 30 de julio se realiza una cuestionada elección de una Asamblea Constituyente con poder absoluto y totalmente oficialista, que sustituyó en la práctica al Parlamento y fue desconocida por varios gobiernos. Las protestas culminan.

Reelección de Nicolás Maduro (2018)

Nicolás Maduro, fue reelegido este el 20 de mayo hasta el 2025, en unos cuestionados comicios desconocidos por la oposición y parte de la comunidad internacional.

Maduro obtuvo 5.8 millones de sufragios (68%) de un total de 8.6 millones de votos, contra 1.8 millones (21.2%) del exchavista Henri Falcón. El principal rival del mandatario anunció que desconoce el proceso electoral y pidió que se repitan las elecciones.

La elección, que tuvo una participación de 46% con 92% de actas contadas –la más baja en la historia del país–, estuvo marcada por denuncias de “chantaje” por parte de Falcón y el candidato del tercer lugar, el evangélico Javier Bertucci.

El 4 de agosto, el gobernante denunció un intento de magnicidio con dos drones cargados con explosivos que estallaron cerca de la tribuna donde presidía una parada militar.

Maduro asume su segundo mandato (2019)

El 10 de enero, Maduro asume un segundo mandato desconocido por buena parte de la comunidad internacional. La Asamblea Nacional (Parlamento) de mayoría opositora, un grupo de 13 países de América Latina, más EE.UU. y la Unión Europea, consideran que esos comicios no cumplieron con los estándares democráticos y por ello no reconocen la legitimidad del nuevo mandato.

El presidente Maduro jura el cargo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela en vez de la Asamblea Nacional, como establece la Constitución vigente.El 15 de enero, el Legislativo declara formalmente a Maduro como “usurpador” de la presidencia. El 23 de enero el diputado Juan Guaido, presidente del parlamento, se proclama "presidente encargado" de Venezuela.


💬Ver 0 comentarios