(horizontal-x3)
Hinkle le dijo al operador del 911 que le pagaría si lo llevaba al Hooters ubicado en la Costa del Atlántico de Florida. (GFR Media/Archivo)

Merritt Island, Florida — Un hombre tenía tantas ganas de ir a Hooters que llamó al número de emergencias y le dijo al operador que necesitaba ir urgentemente al restaurante porque su abuela había tenido un infarto en el estacionamiento, reportaron las autoridades de Florida.

Sin embargo, al hombre identificado como Jonathan Hinkle de 28 años, terminó en la cárcel del condado Brevard el martes por la noche luego de que los oficiales pasaran tres horas buscando a la abuela. Cuando finalmente la encontraron en otro lugar, ella dijo que no había tenido ningún infarto y que no llamó a nadie para pedir ayuda.

Algunos medios de comunicación informaron que Hinkle le dijo al operador del 911 que le pagaría si lo llevaba al Hooters ubicado en la Costa del Atlántico de Florida.

Hinkle fue arrestado por cargos de uso incorrecto del número de emergencia. Fue liberado el miércoles en la noche.


💬Ver 0 comentarios