Abel Nazario fue alcalde de Yauco desde el 2001 hasta el 2016. (GFR Media) (horizontal-x3)
Abel Nazario fue alcalde de Yauco desde el 2001 hasta el 2016. (GFR Media)

En sus 18 años de carrera política, Abel Nazario se ha distinguido como un político pueblerino y disidente, que no ha dudado a enfrentarse a su Partido Nuevo Progresista (PNP) y al gobierno por las causas en las que cree.

Sus múltiples viajes a lugares exóticos y sus actos de reducirse el sueldo cuando era alcalde de Yauco -estuvo desde el 2001 hasta el 2016- también le distinguieron, aun cuando fueron asuntos en los que fue objeto de críticas y elogios.

El yaucano nació el 24 de junio de 1970 en Springfield, Massachusetts, con una condición del labio denominada “hemangioma”. La presencia de este tumor provocó que antes de cumplir un año se mudara al barrio Susúa Alta, en Yauco, para permanecer bajo el cuidado de sus abuelos Victoria Quiñones Santana y Hermenegildo Nazario Mader, quienes lo adoptaron a los 18 años.

Nazario estudió en escuelas públicas del Pueblo del Café. En el 1988 pasó a cursar estudios de ciencias políticas en el Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana. Luego, hizo una maestría de la Universidad de Puerto Rico en justicia criminal y comenzó un doctorado en relaciones internacionales en la Universidad de Hawaii, el cual no completó.

Nunca se ha casado, no tiene hijos y vivió con sus padres adoptivos hasta el 2016, cuando dejó la alcaldía de Yauco y asumió el cargo de senador por acumulación.

Romero Barceló fue su inspiración

Nazario comenzó a incursionar en la política desde pequeño. Hace más de una década confesó a El Nuevo Día que cuando tenía 10 años “estaba seguro” de que sería alcalde de Yauco. 

Contó que se interesó por la política cuando el exgobernador Carlos Romero Barceló visitó su escuela elemental en 1977. Desde entonces, ha visto al líder estadista como su inspiración.

"Esa fue la primera vez que yo vi a Romero, y para mí, eso fue impactante, desde entonces ya no era popular, ya yo era PNP". Contó que su familia siempre se identificó con el Partido Popular Democrático.

Recordó que el día de la visita de Romero Barceló le tocó leer la invocación y, cuando concluyó, el exgobernador le dijo: "Usted va a ser político". Nazario, quien estaba en tercer grado, se emocionó y se lo creyó.

A los 14 años, Nazario se postuló para presidente de la Juventud PNP y perdió. Sin embargo, lo reclutaron los exlegisladores Ángel Cintrón y Albita Rivera para dirigir el Distrito de Ponce en este organismo. Esta experiencia le permitió dirigir finalmente a ese grupo entre 1991 y el1993.

En el 2000, Nazario aspiró a su primera elección como alcalde de Yauco. En enero de 2001 entró en funciones en este cargo, cuando tenía 31 años.

Siendo alcalde, el estadista iba al pueblo “en chanclas”. Y no se amilanaba cuando hablaba de sus inicios en el mundo laboral como recogedor de café o vendedor de “Avon, Tupperware (y) Amway”.

Pero más allá de su carácter pueblerino, Nazario se describía con orgullo como un disidente.

"Yo siempre he sido disidente, porque cuando yo creo en ideas, las defiendo, y cuando no estoy de acuerdo, no lo estoy", expresó en una ocasión Nazario.

Una de las posturas que el exalcalde asumió con ahínco fue a favor del exgobernador Luis Fortuño en la disputa que este enfrentó cuando el exgobernador Pedro Rosselló intentó sin éxito, a principio de esta década, asumir el poder del PNP.

Luego, cuando Fortuño llegó al poder, lo criticó duramente por haber impulsado la Ley 7 de Emergencia Fiscal, la cual llevó a la cesantía de alrededor de 30,000 empleados públicos. Su malestar fue tal que llegó a decir que se convertiría en gobernador para defender a los trabajadores. Pero, previo a los comicios del 2012, volvió a defender al exgobernante. De hecho, prometió que renunciaría a la alcaldía de Yauco si su líder político perdía. Nunca renunció tras la victoria del exgobernador popular Alejandro García Padilla.

Nazario también defendió las fotomultas, aun cuando se estipulaban que eran ilegales; apoyó al actual gobernador, Ricardo Rosselló Nevares, en su lucha primarista contra el excomisionado residente Pedro Pierluisi, y más recientemente enfrentó a la Junta de Supervisión Fiscal cuando propuso aumentarles la matrícula a los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico.

Mientras se inmiscuía en asuntos políticos de la isla, Nazario fue señalado en varias ocasiones por la Oficina del Contralor por operar al municipio de Yauco en déficit.

Uno de los informes más recientes, publicado en el 2017, reveló que mantuvo deficiencias presupuestarias acumuladas tan altas que significaban el 32% y 42%, respectivamente, del presupuesto de $13.3 millones que tuvo entre el 2014 al 2016.

En el periodo del 2013 al 2015 también se detectó que, pese a que el municipio arrastraba una merma recurrente en su presupuesto y un consecutivo aumento del déficit operacional, el entonces alcalde firmó contratos por $555,500 en que se crearan 19 obras escultóricas en bronce.

El yaucano también enfrentó una querella ante el Departamento de Justicia por organizar viajes estudiantiles con dinero público.

Al abandonar la alcaldía, en diciembre de 2016, Nazario dejó a Yauco con un déficit operacional de $5.7 millones, lo que representaba el 42% de su presupuesto, según la Oficina del Contralor.

A causa de estos problemas presupuestario, el ahora senador ganó adeptos por disminuirse su salario en varias ocasiones. Cuando salió del cargo, Nazario era el alcalde que menos devengaba, con $1,500 mensuales o $18,000 anuales.

“En casa siempre comemos arroz, habichuela y pollo, rara la vez comemos otras cosas”, afirmó en una ocasión en la que se le preguntó cómo sobrevivía con tal salario.

Bajo perfil como senador

Tras una controvertible etapa como ejecutivo municipal, Nazario ha presentado un bajo perfil en asuntos controvertibles una vez llegó al Senado en enero de 2017. 

Como presidente de la Comisión senatorial de Educación, se mantuvo enfocado en lograr la aprobación de la Reforma Educativa. Esta medida incluyó las escuelas charter y los vales educativos, ambos impugnados ante el Tribunal Supremo.

En este periodo, también se ha desempeñado como subsecretario general y vicepresidente del PNP.

La controversia mayor en la que ha estado inmiscuido mientras se desempeña como legislador ocurrió en febrero pasado. El Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública le imputó haber insultado a una maestra durante una vista pública.

Pese a las controversias y su carácter combativo, Nazario nunca había enfrentado una acusación criminal hasta hoy, 12 de septiembre. El senador fue arrestado en horas de la mañana por el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) luego que un gran jurado lo acusara de 39 cargo de fraude con fondos federales del Departamento del Trabajo.

En la tarde compareció en una conferencia de prensa en la que se reafirmó que no renunciaría a su escaño senatorial porque “está convencido de su plena inocencia”.

La juez Camille Vélez Rivé no le fijó fianza y quedó liberado bajo su propia responsabilidad. De ser hallado culpable, se enfrenta a una pena máxima de 20 años y una multa de no más de $1 millón.


💬Ver 0 comentarios