Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un grupo de abogados que se oponen a la demanda contra el Colegio de Abogados sometió hoy, a través de la licenciada Judith Berkan, una moción para que se descertifique la clase afectada que, según estableció el tribunal federal,  se compone de más de 12,000 practicantes del derecho en Puerto Rico.

En la moción de 13 páginas los abogados Elías Dávila Berríos, Marylucy González Báez, Mary Jo Méndez Vilella, Michelle Pirallo Di Cristina, Rubén Soto Rodríguez y Wanda Valentín Custodio buscan que se establezca, además, una subclase compuesta por abogados que pertenecían al Colegio entre el 2002 y el 2006 y que no desean ser parte del pleito.

 Esto, ante alegaciones de los abogados demandantes de que muchos licenciados llenaron las formas para salirse del pleito bajo engaño o basándose en información falsa.

“Los miembros de las subclase entienden que es un insulto a su profesionalismo y dignidad asumir que ellos firmaron las formas de 'opt-out' basados en información falsa o sin la intención de hacerlo”, dice la moción.

“Estos esfuerzos por los representantes de la clase demuestran que los intereses de esas personas son directamente adversos a los de los miembros de la subsclase que aquí se propone. Estos esfuerzos de los representantes de la clase, sólo tres ex miembros del Colegio de Abgoados, que ahora se compone de 9,000 miembros voluntarios, demuestra que no pueden representar a todos los abogados adecuadamente”, agrega el documento.

HABLA POR SU ESPOSO
Esta mañana trascendió que la viuda del líder independentista Juan Mari Brás solicitó que su esposo, abogado de profesión, sea excluido del pleito de clase que amenaza con quitarle la sede al Colegio de Abogados, si la institución no devuelve $4.1 millones que utilizó para un seguro de vida grupal que cobija a sus miembros.

En la carta, enviada al administrador de la clase contra el Colegio, doña Marta Isabel Brás Vilella expresó que desde el inicio del caso contra el Colegio de Abogados su esposo se opuso a las alegaciones de los demandantes y nunca quiso ser parte de la clase certificada por el Tribunal Federal.

“Cuando se notificó la primera determinación en este caso decidimos en que una vez se resolviera, que esperábamos fuera  a favor del Colegio de Abogados, tomaríamos la decisión que fuera mas conveniente a la institución a la cual el había dedicado muchos años de su vida”, relató la mujer en el documento, notarizado por el abogado Manuel de J. González Hernández.

Mari Brás, quien falleció el 10 de septiembre del 2010, perteneció al Colegio de Abogados desde el 1954.

También fue periodista y profesor de Derecho, “y nunca renunció a su título de abogado ni dejó de practicar el Derecho aunque ciertamente en forma más limitada debido a su enfermedad”, expresó su viuda.

Asimismo, indicó que el líder nacionalista también fue miembro de la Comisión de Derecho Constitucional del Colegio de Abogados, entre otros puestos que ocupó dentro de la centenaria institución.

“Tristemente, hoy nos enfrentamos a una determinación adversa al Colegio de Abogados en momentos en que, al haber fallecido mi esposo, no puede expresarse por si mismo, solicitando al Tribunal Federal el que se le excluya de la llamada clase”, añadió Brás Vilella.

“Solicito y peticiono al Tribunal de Distrito Federal para el Distrito de Puerto Rico y a la Corte de Apelaciones para el Primer Circuito,  que honre y cumpla uno de los últimos deseos de mi esposo, el licenciado Juan Mari Brás, y  solicito que su nombre sea eliminado como miembro de la clase en Brown v. Colegio de Abogados”, expresa Brás Vilella al final de su declaración juramentada el pasado 11 de febrero.
 
APOYO LGBT
Esta mañana también, se unió al grupo de apoyo a favor del Colegio de Abogados la organización Puerto Rico Para [email protected], que lucha por la igualdad de derechos y la inclusión de las comunidades lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT).
 
En declaraciones escritas, el portavoz de la organización, Pedro Julio Serrano, indicó que el apoyo de la entidad responde a que el Colegio ha apoyado, promovido y abogado en repetidas ocasiones por la igualdad de derechos para la comunidad LGBT.
 
“Ha comparecido ante la Legislatura para defender las uniones de hecho, la igualdad en el matrimonio, la aplicación de la Ley 54 a favor de las parejas del mismo sexo, la derogación del Artículo 103 de sodomía consentida que tenía el Código Penal que nos clasificaba como criminales por amar a nuestras parejas, las leyes anti-discriminatorias en el empleo por orientación sexual e identidad de género”, indicó Serrano.
 
“Por todas estas justas defensas, apoyamos la preservación y la integridad de esta institución que le ha servido bien a nuestras comunidades LGBT y a Puerto Rico”, agregó.
 
El activista gay añadió que, “como si eso fuera poco, el Colegio de Abogados también ha aprobado resoluciones a favor de nuestra igualdad y fue la segunda entidad, después de la Universidad de Puerto Rico, en extender el beneficio de planes médicos para las parejas de hecho, tanto heterosexuales como del mismo sexo, que conviven sin casarse”.
 
Sostuvo, además, que el Colegio también creó una Comisión para Combatir el Discrimen por Orientación Sexual e Identidad de Género que recibe querellas de la comunidad, brinda talleres y charlas educativas, entre otras actividades.
 
El grupo llamó a los abogados a firmar el documento que los relevaría de participar del pleito de clase, conocido como “Brown vs. Colegio de Abogados”, a través de la página www.yonosoydeesaclase.com.
 
Este caso, que se ve en el foro federal, ha puesto en aprietos  la sede del Colegio. Esto se debe a que se podrían recobrar $4.1 millones que cobró de más en su cuota a los letrados con el edificio.


💬Ver 0 comentarios