El gobernador Ricardo Rosselló conmemora medio siglo de la creación de su partido (Teresa Canino Rivera)

Fajardo - Antes de que finalizara la asamblea general del Partido Nuevo Progresista (PNP), su presidente, Ricardo Rosselló, dijo que Puerto Rico se convertirá en el estado 51 en los próximos cinco años.

“Yo les digo que el año que viene estaremos aquí con nuestros representantes y senadores del Plan Igualdad hablando del progreso, trabajando por Puerto Rico para que de tal forma -y escuchen bien- en cinco años podamos hacer que todas esas banderas de 50 estados se bajen y que todas las banderas en todo el mundo incluyan la estrella 51 de la patria puertorriqueña. Adelante, siempre adelante”, gritó eufórico Rosselló.

Ya en un aparte con la prensa, el también gobernador sostuvo que hablaba de este tema con tanta certeza porque “planificamos una trayectoria”.

“Nos sentimos confiados porque tenemos el apoyo del pueblo. Eso es lo primordial”, sostuvo.

De inmediato, recordó los últimos dos plebiscitos en los que la estadidad ha resultado favorecida. 

La más reciente consulta fue en junio pasado y contó con solo un 27% de participación electoral.

Rosselló dijo además que para impulsar la estadidad también cuentan con la comisionado residente en Washington, Jenniffer González y más reciente, la creación de la Comisión Igualdad. Se trata de un grupo de cabilderos designados por el gobernador para acudir a Washington a exigir la estadidad para Puerto Rico. El grupo está compuesto por los exgobernadores Pedro Rosselló González, Luis Fortuño Burset y Carlos Romero Barceló, además del expresidente del Senado, Charlie Rodríguez y Zoraida Fonalledas, delegada nacional del Partido Republicano en Puerto Rico; el coronel retirado Félix Santoni y el expelotero Iván Rodríguez. Este martes se darán más detalles de la gestión y el reglamento que regulará al grupo, ha anticipado Rosselló.

La asamblea también sirvió para la aprobación -por unanimidad- del nuevo reglamento del PNP. Entre las enmiendas se encuentra la creación de cuatro organismos especiales nuevos en el PNP: organización de comunidades de base de fe, organización de universitarios estadistas, organización de Estadistas LGBTT y el Equipo Legal Estadista.

La asamblea general, con la que culmina la convención de la Palma, comenzó cerca de las 11:38 p.m. El presidente del Partido Demócrata en Puerto Rico, Charlie Rodríguez, fue el primero en hablar puesto que es el presidente del comité de reglamento del partido.

Fue interrumpido por una moción para que se diera por leído y se aprobara el informe con las enmiendas. La moción fue secundada. Las enmiendas se aprobaron sin oposición alguna.

Así las cosas, Rosselló pidió a los penepés un voto de confianza para dar paso próximamente a una cargada agenda legislativa para la próxima sesión que comienza la semana próxima. Esa agenda incluye medidas para dar paso a la reforma contributiva, la de educación y la del sistema de salud así como un proyecto para conceder un crédito a los ciudadanos que le permita ser usado en caso de deudas o trámites gubernamentales.

En la asamblea participaron 3,825 delegados de la Palma, informó el secretario del PNP, Rafael “June” Rivera.

Previo a que comenzaran los trabajos de la asamblea, los moderadores avivaban a los penepés al son de los distintos “jingles” que tuvieron los presidentes del PNP y candidatos a la gobernación desde Luis A. Ferré, su fundador hasta Rosselló, hijo.

Desde tempranas horas de la mañana los novoprogresistas aguardaban por la apertura del salón en el que se realizará la asamblea general. Se comentaba por los pasillos que había menos asistencia que en la pasada asamblea.

“Es que el año pasado era año eleccionario”, afirmó el secretario general del PNP.

Los penepés miembros de la Cámara y del Senado se distinguían por las camisas. Los de la Cámara lucían camisetas blancas de manga larga con diseños azul y rojo. Los del Senado tenían una camiseta verde.

También se distinguían las comparsas de los empleados de algunas agencias del gobierno como el Departamento de Vivienda y el de Corrección y Rehabilitación.

De hecho, entre los asistentes estaban la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar; el secretario de la Gobernación, William Villafañe y el secretario de Salud, Rafael Rodríguez.

Antes de que comenzaran los trabajos, entre los más aplaudidos y vitoreados además de Rivera Schatz estuvo el exgobernador Pedro Rosselló y el recién alcalde electo de Guaynabo, Ángel Pérez. Al llegar a la tarima se le unió el senador Carmelo Ríos, quien fue derrotado por Pérez en la primaria por la alcaldía. “Unidad progresista”, se escuchaba decir a uno de los moderadores de la actividad.


💬Ver 0 comentarios