Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El exsenador Roberto Arango rompió esta tarde el silencio que guardaba desde que renunció a su escaño legislativo por el distrito de San Juan en medio de un escándalo por unas fotos en las que presuntamente aparecía desnudo.
 
La ya tradicional “carrera de las guineas”  en el residencial capitolino Manuel A. Pérez sirvió de escenario para la primera aparición pública del exportavoz de la mayoría senatorial.

Allí, al ser abordado por la prensa sobre el incidente de las fotos, dijo que eso “es un capítulo cerrado”.

No obstante, dijo que no guarda rencor hacia la persona que sacó las polémicas fotos a la luz pública. “Creo en el karma, el que lo hace aquí, la paga aquí”, sostuvo.

Arango también fue escueto al contestar preguntas sobre un posible regreso al ruedo político. “Lo único que es seguro es la muerte”, respondió a preguntas sobre si considera aspirar nuevamente a algún puesto electivo.

“Vengo invitado por la comunidad, de lo contrario no estaría hablando”, expresó sobre su presencia en el residencial.

Asimismo, reiteró que ahora es un ciudadano privado, pero compartió que trabaja en una empresa privada de distribución de productos a nivel internacional.

La actividad en el residencial es auspiciada por la senadora por el distrito de San Juan, Kimmey Raschke.

“Si Roberto Arango  llegó, fue en su carácter persona. En ningún momento fue invitado”, indicó la líder novoprogresista.

Arango dimitió a su escaño legislativo el 28 de agosto.


💬Ver 0 comentarios