(semisquare-x3)
Aníbal José Torres. (GFR Media)

Poco más de un centenar de militantes del Partido Popular Democrático (PPD) acudieron esta mañana a la convención de dicha colectividad, donde el presidente electo, el senador Aníbal José Torres, hizo un llamado a clarificar el propósito de la colectividad ante los nuevos retos que enfrenta a Puerto Rico.

“Este año estamos celebrando los 80 años del partido. Ahora nos tenemos que preguntar cómo aseguramos un partido en los próximos 80 años”, dijo Torres durante un discurso en el que anunció una serie de iniciativas para discutir en los distritos asuntos de ideología, demografía, status político y estrategias electorales.

De estas discusiones, según Torres, debe salir una nueva visión, misión y principios programáticos, a los que deberán adherirse los candidatos que aspiren a algún puesto electivo en las próximas elecciones generales del 2020. La idea es fomentar la cohesión de la colectividad, más allá del status que divide al liderato en bandos.

“Esta es la última oportunidad al bate que tenemos. Si no nos miramos al espejo y no tomamos decisiones este será el último turno al bate del PPD”, dijo el senador al hacer referencia a las elecciones generales del 2020.

La intervención de Torres de esta mañana se fundamentó en la autocrítica. Indicó que muchas personas perciben al PPD como una colectividad sin posturas claras, que busca estar de buenas con todos sin tomar decisiones, como una plataforma para que políticos puedan ocupar cargos públicos y con una

visión económica de los problemas de Puerto Rico igual a la del Partido Nuevo Progresista.

“El culipandeo no puede ser la realidad en el PPD. El PPD debe asumir posturas”, dijo Torres.

Justo antes de mencionar esto, el político señaló que todo el análisis del futuro del PPD se debe tomar en consideración que la colectividad no está fundamentada en una ideología de status.

“El status lo tenemos que atender, pero ese no es el tema principal del partido. El tema principal fue y es la justicia social”, expresó Torres al condenar el enfoque excesivo en las candidaturas.

Torres criticó a los que aspiran bajo la insignia del partido y, si no prevalecen, abandonan la colectividad.

“Qué chismosos somos nosotros. Por cualquier cosa se forma un chisme. Si no los dejaban hablar el partido es malo porque está secuestrado y, si los dejan, pues es malo porque estamos a destiempo”, dijo Torres.

Al hablar de los desencuentros y las divisiones internas condenó los pasquines que en la entrada del hotel Río Mar en Río Grande, donde se celebra el evento, cuestionan la ideología y enfatizan en la ausencia de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz Soto en la convención.

“Ella se había comunicado desde hace tiempo que no podía venir… Yo necesito a Carmen Yulín en el PPD”, dijo Torres.

Criticó, del mismo modo, las presiones internas que hubo en contra del liderato del ahora fenecido presidente del PPD, Héctor Ferrer.

Ayer, viernes, inició la convención con el registro de los participantes. Hoy, sábado, comenzaron los trabajos formales con una serie de talleres sobre asuntos electorales, legales y proyección pública.

A eso de las 2:00 p.m. cinco de los aspirantes a la gobernación por el PPD celebrarán un foro donde expresarán sus propósitos e ideas.


💬Ver 0 comentarios