Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)
Según Suárez, no habrá despidos de empleados públicos. (Archivo)

Los sacrificios vienen, pero no de tal magnitud que impliquen despidos de empleados públicos. Viene una reestructuración del gobierno. 

Así lo aseguraron hoy varios legisladores de la mayoría del Partido Popular Democrático en reacción a La Encuesta de El Nuevo Día publicada hoy en la que la mayoría de los encuestados teme un golpe que pueda incluir despidos, nuevas medidas impositivas, aumento al IVU o disminución de horario. 

“Los puertorriqueños están todos convencidos de que tenemos que atender esta situación. Posiblemente la situación del crédito y los bonos es una bastante compleja. La que el gobernador (Alejandro García Padilla) ha explicado hasta la saciedad y que esperamos a la larga que el pueblo pueda entender. No van a haber despidos de empleados públicos y se están evaluando y revaluando todas las alternativas contributivas del País. Y en los próximos días veremos la propuesta completa del gobierno con respecto a reestructuración. Viene una reestructuración completa”, dijo el senador Jorge Suárez. 

Además, sostuvo que un posible aumento del IVU “se está evaluando”. “Lo del IVU aquí se está evaluando. Lo que puede ser desde el incremento hasta la eliminación. Se está evaluando todo; si lo subimos o lo eliminamos porque los cambios en el IVU toman de 18 a 24 meses porque hay que hacer una reforma contributiva completa y todo eso está en evaluación. Todo eso está en evaluación seria”, reiteró.  

Por su parte, el presidente de la Comisión cameral de Hacienda, Rafael Hernández Montañez, precisó que los sacrificios del empleado público pueden venir si al reformar las agencias y las corporaciones públicas se topan con que hay grasa que recortar. Dijo que podrían eliminarse o reducirse beneficios o salarios que se entiendan son excesivos. A modo de ejemplo, mencionó el Fondo del Seguro de Estado, una corporación que genera dinero, pero cuyos servicios son cuestionados por la ciudadanía. Sostuvo que la cantidad de sindicatos por grupo trabajador es excesiva así como algunos beneficios. 

“Hay contratos sin métrica y sin ningún tipo de fiscalización. No se descarta que todo el mundo va a tener un tipo de efecto. Lo que pasa es que tiene que ser equitativo. Hay que salvaguardar el servicio público y el empleo”, dijo. 

Respecto a la posibilidad de ampliar el IVU,  el presidente de la comisión cameral de Asuntos Laborales y Sistemas de Retiro, Jesús Santa, sostuvo que lo que busca la Asamblea Legislativa es aumentar la cantidad de recaudos.  

“La Legislatura lo que está buscando en términos generales es aumentar el recaudo y no es aumentar los impuestos. Es aumentar la eficiencia del gobierno para recaudar sus impuestos y otra cosa que se busca es bajar gastos en las agencias. Todavía entendemos que ahí hay bastante grasa. Lo otro es evaluar los subsidios, todos”, dijo Santa.

Cailificó de “positivo” que la gente sepa “los riesgos reales que conlleva una degradación”. 

La portavoz de la minoría penepé en la Cámara, Jennifer González, cuestionó las expresiones de sus homólogos populares. Sostuvo que junto con el gobernador el mensaje que se pretende difundir es uno alarmista para inquietar al País y que al final se tomen medidas menos severas. De esa forma, dijo González, el pueblo “no reacciona de una manera más agresiva” pensando que pudo ser peor. 

“El gobernador y los líderes legislativos eso es lo que han estado propiciando con sus expresiones públicas. Lo hizo ya el gobernador con el aumento del agua. Es tratar de tomar de bobo al pueblo”, comentó. 

Dijo que todas las acciones del gobierno apuntan a que habrá despidos de empleados públicos y entretanto reina “la incertidumbre”.  

“Ellos están transpirando ese desconocimiento e incertidumbre sobre lo que va a pasar. Por eso el dinero no está corriendo. Por eso hay una contracción en términos fiscales que todavía no ha llegado al fondo. Están anunciando lo peor para que, si se aprueban medidas, si no hacen cosas tan malas a lo que la gente esperaba, lo sientan menos”, destacó González. 

Sobre la degradación del crédito de Puerto Rico, González dijo que García Padilla es también responsable de esa realidad. 

La encuesta reveló que un 91% piensa que la degradación es responsabilidad de todos los partidos. Mientras que un 59% de los encuestados entiende que la degradación del crédito se pudo haber evitado. 

“Él (García Padilla) también contribuyó porque aumentó por $800 millones el presupuesto de este año. El gobierno no tenía necesidad de aumentar el presupuesto. El presupuesto no se cuadró balanceadamente así que se contribuyó a la situación económica. Con un plan de medidas de control de gastos las casas acreditadoras hubieran visto que Puerto Rico mantenía un presupuesto balanceado, que no se estaba gastando más de lo que tenía. Eso denota el desconocimiento de cómo operan  y juegan con el crédito de la Isla”, sentenció la representante.


💬Ver 0 comentarios