(horizontal-x3)
Charlie Rodríguez. (GFR Media)

Washington - El presidente del Partido Demócrata de Estados Unidos en Puerto Rico, Charlie Rodríguez, prevé que en unas semanas se presentará en el Congreso un nuevo proyecto “a favor de la admisión” de la isla como estado, que estaría vinculado a un posible referéndum estadidad sí o no legislado en San Juan.

“Lo importante es que se vaya logrando la concienciación”, dijo hoy Rodríguez, ex presidente del Senado de Puerto Rico, quien ha tenido esta semana reuniones con congresistas demócratas en busca de apoyo para el próximo proyecto pro estadidad que impulsará el gobierno de Ricardo Rosselló.

Los proyectos pro estadidad que fueron presentados durante la pasada sesión del Congrso por la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, nunca fueron a audiencia pública.

Antes de acabar la sesión, mientras, el pasado presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, el republicano Rob Bishop (Utah), recomendó que el próximo proceso de status se legisle en San Juan, en consulta con el Departamento de Justicia de EE.UU., como permite una ley federal de 2014.

El gobernador Ricardo Rosselló ha parecido acoger la recomendación de Bishop, quien afirmó que no haber obtenido el visto bueno del Departamento de Justicia federal ha permitido impugnar los resultados del plebiscito del 11 de junio de 2017, en el que la estadidad obtuvo el 97% de los votos en medio de la más baja participación (23%) y el boicot de los partidos de oposición.

Pero, su representante en Washington, Carlos Mercader, ha indicado que antes de emprender conversaciones con Justicia federal esperan por la confirmación del designado secretario William Barr.

El gobierno del presidente Donald Trump, por su parte, ha hecho claro que considera que los plebiscitos de 2012 y 2017 – los cuales para el gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) representaron triunfos de la estadidad-, no reflejaron que haya consenso en Puerto Rico sobre el futuro político de la Isla.

Aunque considera que las dos más recientes consultas representaron victorias para la estadidad, Rodríguez – miembro del grupo gubernamental Comisión de Igualdad- sostuvo que el movimiento estadista no debe temer que se solicite una nueva consulta estadidad sí o no, para que “no haya duda” de cuál es la voluntad de los electores de Puerto Rico.

A su juicio, legislar en Puerto Rico un referéndum estadidad sí o no puede hacerse “antes o después” del proyecto de admisión que augura será presentado tanto en el Senado como en la Cámara baja federal.

La comisionada González ha indicado que prefiere que el referéndum se celebre este año, para que haya tiempo de responder en esta sesión del Congreso.

“La consulta debe ser en el momento más apropiado”, sostuvo, por su parte, Rodríguez, en torno a si el referéndum debe celebrarse en 2019 o 2020.

A finales de 2018, el nuevo presidente del Comité de Recursos Naturales, el demócrata Raúl Grijalva (Arizona), advirtió que en momentos en que Puerto Rico se enfrenta a un proceso de reconstrucción tras la catástrofe causada por el huracán María, el debate de status no será una prioridad de su comisión.

Pero, Grijalva expresó entonces que de impulsar alguna consulta federal, “todas las alternativas” de status deben ser incluidas.

Jeffrey Farrow, quien es asesor de grupos pro estadidad y fue copresidente del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca de Bill Clinton sobre Puerto Rico, indicó recientemente que “es difícil ver un consenso congresional adecuado para aprobar una (nueva) ley que tenga mayores consecuencias (que la del 2014) sin una petición de status indisputada que surja desde el territorio”.

Bajo la ley federal de 2014, el Departamento de Justicia de EE.UU. proveería $2.5 millones para ayudar a financiar un referéndum de status, siempre y cuando el Secretario de Justicia certifique que la papeleta electoral y la campaña educativa de la Comisión Estatal de Elecciones cumplen con las normas constitucionales, legales y de política pública federal.

Rodríguez, mientras, sostuvo que en momentos en que la mayoría demócrata de la Cámara baja respalda abrumadoramente la propuesta de convertir a Washington D.C. en el estado 51 de EE.UU., el Congreso debe utilizar los mismos argumentos para respaldar la plena anexión de Puerto Rico.

Hasta hoy, el proyecto de admisión de Washington D.C. tiene el respaldo de 190 demócratas en la Cámara baja. El anterior proyecto pro estadidad de la comisionada González tuvo 58 coauspiciadores, 32 demócratas y 26 republicanos.

Para Rodríguez, frente al plan de la capital estadounidense, los que defienden la estadidad para Puerto Rico tienen la ventaja de que cuentan con el respaldo de un grupo de republicanos del Congreso.

Según Rodríguez, sus reuniones de esta semana han incluido a los congresistas demócratas Mark Takano (California), Juan Vargas (California), Tony Cárdenas (California), Linda Sánchez (California), Xochitl Torres Small (Nuevo México) y Jennifer Wexton (Virginia).


💬Ver 0 comentarios