El representante Ramón Rodríguez Ruiz deberá acudir hoy jueves a la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia. (semisquare-x3)
El representante Ramón Rodríguez Ruiz deberá acudir hoy jueves a la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia. (Ramón Tonito Zayas)

El representante Ramón Rodríguez Ruiz deberá acudir hoy jueves a la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia (DJ), donde se investigan imputaciones en su contra por violencia de género contra una empleada e irregularidades en la administración de personal de su oficina.

Al mismo tiempo, en la Cámara de Representantes, se enfrentará a una posible separación del caucus novoprogresista y se le presiona para que deje el escaño que ocupa desde enero.

Un grupo de correligionarios de su Partido Nuevo Progresista (PNP) ha hecho coro a la solicitud de renuncia que a inicios de esta semana le hizo el presidente de ese cuerpo, Carlos Méndez.

Ayer en la mañana, se sumaron a esa lista los representantes novoprogresistas José González y Urayoán Hernández.

“El presidente dio una orden y la orden debe acatarse”, dijo Hernández. “Debería acatar lo que diga el presidente”. añadió.

En cambio, el también novoprogresista José Luis Rivera Guerra no fue categórico.

“El jefe inmediato de todos nosotros es Johnny Méndez. Puede haber diferentes opiniones, pero, en este caso, si el presidente hizo ese llamado, lo que voy a hacer es no formar (sic) a favor ni de uno ni de otro. El presidente sabrá por qué tomó esa decisión”, dijo Rivera Guerra, quien hace dos cuatrienios renunció a su escaño en medio de varios señalamientos que lo llevaron a corte.

Rodríguez Ruiz ha estado bajo fuego desde que la directora de su oficina legislativa presentó una querella por violencia doméstica en la que imputó que el representante, a quien identificó como su pareja, la agredió. Luego, se retractó de esa versión, y el martes el legislador la llevó a una conferencia de prensa para que, en persona, insistiera en que él no la había agredido.

Cuando ya se conocía sobre la denuncia de la empleada, trascendieron imputaciones de irregularidades en el registro de donativos de la campa;a de Rodríguez Ruiz en la Oficina del Contralor Electoral y en la distribución salarial en su oficina legislativa. El gobernador Ricardo Rosselló solicitó al DJ que investigue las imputaciones, que el legislador ha negado de manera reiterada.

Desconocida su gestión

Rodríguez Ruiz puede ser el autor de un escándalo de grandes proporciones dentro de los pasillos del Capitolio, pero el trabajo legislativo de su autoría no ha tenido resonancia pública.

El legislador, de 35 años de edad, era prácticamente desconocido fuera de los municipios de su distrito: Aibonito, Coamo, Santa Isabel y Salinas. El escaño en la Cámara de Representantes lo ganó con el 48.25% de los votos y tras derrotar al incumbente popular José “Pito” Torres por 667 votos.

Según los datos que ofreció a El Nuevo Día en los días cercanos a su juramentación, Rodríguez Ruiz posee un juris doctor, pero su principal fuente de ingresos el cuatrienio pasado provino de servicios profesionales en finanzas.

Entre el 2015 y 2016, recibió para su campaña un total de $40,061 en contribuciones de 21 donantes distintos.

Rodríguez Ruiz tiene bajo su exclusiva autoría tres proyectos de ley radicados y otros dos en conjunto con otros representantes. Ha radicado cuatro resoluciones, cuatro resoluciones conjuntas y otras dos en conjunto con otros legisladores.

La Cámara no ha aprobado ninguno de los proyectos de ley de su autoría, que reseñamos aquí.


💬Ver 0 comentarios