Jenniffer González advirtió que la industria de las peleas de gallos en Puerto Rico ha representado 12,250 empleos directos, y otros 15,000 indirectos, como parte de una actividad económica que ronda los $18.4 millones. (semisquare-x3)
Jenniffer González advirtió que la industria de las peleas de gallos en Puerto Rico ha representado 12,250 empleos directos, y otros 15,000 indirectos, como parte de una actividad económica que ronda los $18.4 millones. (Luis Alcalá del Olmo)

Washington - Como parte del proyecto de ley agrícola, el pleno de la Cámara de Representantes de Estados Unidos tiene previsto llevar a votación hoy la propuesta dirigida a prohibir las peleas de gallos en Puerto Rico.

La medida fue declarada con lugar anoche en el Comité de Reglas de la Cámara baja, como parte de las enmiendas a ser consideradas dentro de proyecto de ley agrícola, según una portavoz de la comisión.

La enmienda incorpora en su totalidad un proyecto del republicano Peter Roskam (Illinois), que ha sido presentado en varias sesiones y nunca ha avanzado. Puerto Rico y otros territorios han estado excluidos de la prohibición en EE.UU. a las pelas de gallos.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, había enviado una carta el martes a los presidentes de los comités de Reglas, Peter Sessions (Texas), y Agricultura, Michael Conway, pidiéndoles echar a un lado la enmienda, pues no ha sido discutida en audiencias públicas y representaría un golpe a la economía de Puerto Rico.

“Debo oponerme a esta usurpación de la autoridad reservada para estados y territorios, que Puerto Rico ya ejerce para regular la práctica”, sostuvo la comisionada González, en su misiva.

La comisionada advirtió que la industria de las peleas de gallos en Puerto Rico ha representado 12,250 empleos directos, y otros 15,000 indirectos, como parte de una actividad económica que ronda los $18.4 millones. “Eso puede parecer insignificante dentro de la economía estadounidense, pero en una pequeña economía como la de Puerto Rico, $18 millones son significativos”, indicó.

Mientras, el portavoz alterno del Partido Nuevo Progresista (PNP) en la Cámara de Representantes puertorriqueña, Urayoán Hernández Alvarado, afirmó que la propuesta del republicano Roskam "sería nefasta para Puerto Rico".

El Comité de Reglas, por otro lado, acogió como propuestas de enmiendas a la ley agrícolas dos medidas de la comisionada González.

Una de las enmiendas persigue estudiar la posibilidad de que Puerto Rico tenga su propio plan económico de alimentación (Thrifty Food Plan) del Programa de Asistencia Nutricional (PAN), lo que significaría poder tener un mejor cálculo de los beneficios a otorgarse.

La otra enmienda persigue hacer un nuevo cálculo sobre el dinero que recibiría Puerto Rico si estuviera acogido al Programa Suplementario de Asistencia Nutricional (SNAP), que es el que funciona en los estados. El estudio más reciente tuvo lugar en 2010 y determinó que bajo el SNAP, habría un aumento de 15.3% en los hogares elegibles para asistencia alimentaria. Los beneficios mensuales, mientras, aumentarían en 9.6%, según la comisionada.

El Comité echó a un lado, sin embargo, una iniciativa que perseguía incrementar en $1,270 millones durante dos años adicionales, los fondos de asistencia alimentaria para la Isla. Puerto Rico recibe alrededor de $1,919 millones en fondos del PAN, pero tras el azote del huracán María, el Congreso autorizó la distribución de otros $1,270 millones durante este año fiscal estadounidense.

Si la mayoría republicana tiene los votos – lo que anoche no se daba por seguro-, puede llevar a votación esta tarde el proyecto de ley agrícola.

No obstante, se prevé que el Senado considerará  próximamente su propia medida, lo que augura, en el mejor de los casos, un comité de conferencia de ambas cámaras legislativas para tratar de armonizar las diferencias.


💬Ver 0 comentarios