Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Mari Carmen Aponte (vertical-x1)
Como embajadora en El Salvador, tuvo a su cargo la principal oficina diplomática de EEUU en Centroamérica, entre 2012 y principios de 2016. (Tony Zayas)

WASHINGTON.-  Con su designación como secretaria adjunta interina del Departamento de Estado para Latinoamérica, Mari Carmen Aponte es ahora la puertorriqueña nacida en la Isla de más alto rango en el gobierno del presidente Barack Obama.

Autoridades políticas y expertos en la región que la conocen han elogiado el nombramiento que le hiciera el presidente Obama, que ocurre después de haber cumplido su término como embajadora de Estados Unidos en El Salvador.

"Es un extraordinario nombramiento. Es una mujer con la fuerza, sabiduría y sensibilidad para lograr puentes importantes entre Estados Unidos y América Latina", indicó el presidente del Senado, Eduardo Bhatia, quien le sucedió como director de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa).

Aponte ocupó la jefatura de Prfaa durante la gobernación de Sila María Calderón.

La congresista demócrata Nydia Velázquez, puertorriqueña que representa un distrito de Nueva York, afirmó que Aponte "ha tenido una carrera distinguida en la diplomacia y el sector privado". "Estoy orgullosa de ella, y sé que trae grandes experiencias, destrezas y pasión a su nueva tarea", indicó Velázquez.

Hace unos meses, John King, de madre puertorriqueña, se convirtió en el primer secretario de Educación de Estados Unidos de origen boricua.

Nombrado también por el presidente Obama, Daniel Santos, cidreño, es desde hace un año el miembro más joven de la Junta de Seguridad  de Instalaciones Nucleares Militares de Estados Unidos.

Mientras, William Ramos ha sido el director de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales del Departamento de Comercio durante toda la presidencia de Obama.

Entre 2010 y 2013, Rafael Borrás, fue  exsubsecretario de Administración en el Departamento de Seguridad Interna y llegó a estar de número dos de forma interina. En aquellos años fue el boricua de mayor jerarquía en el Ejecutivo federal.

Otro puertorriqueño, José Raúl Perales, fue también  secretario adjunto de Seguridad Interna (Homeland Security) para Asuntos del Sector Privado.

Aponte, por su parte,  ha sido la principal representación boricua a nivel internacional en el gobierno del presidente Obama. Como embajadora en El Salvador, tuvo a su cargo la principal oficina diplomática de EEUU en Centroamérica, entre 2012 y principios de 2016.

Como secretaria adjunta de Estado para Latinoamérica – puesto que ocupa de forma interina, por su nombramiento haber sido hecho en momentos en que el Senado estaba en receso, pero en el que puede permanecer hasta el fin de  esta sesión legislativa-, Aponte será el enlace del gobierno de Obama con los países de este hemisferio.

Su nombramiento tiene lugar en momentos en que Estados Unidos ha reabierto las relaciones diplomáticas con Cuba, una negociación en la que fue clave su antecesora, Roberta Jacobson, confirmada hace unos días como embajadora en México.

Obama nombró a Aponte en 2014 y 2015 como embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA), pero esa designación nunca avanzó, primero por falta de tiempo y después por la inacción de la mayoría republicana del Senado.

De una u otra forma, la presión de países latinoamericanos, como Cuba, Venezuela y Nicaragua, a favor de la independencia de Puerto Rico, serán asuntos que ahora pasarán por su despacho.

David Lewis, vicepresidente del grupo de consultoría Manchester Trade – con experiencia en Latinoamérica-, sostuvo que el desempeño de Aponte como embajadora fue de primer orden, "avanzando las relaciones bilaterales de EEUU con ese país, pero también a nivel regional centroamericano".

"Conoce muy bien el Caribe así como Suramérica", sostuvo Lewis, quien fue secretario auxiliar para el Caribe en el Departamento de Estado de Puerto Rico bajo el último gobierno de Rafael Hernández Colón.

Lewis sostuvo que su nombramiento prevé una agenda "positiva y proactiva" del presidente Obama hacia América Latina en los mesas restantes de su mandato y "en continuidad de la gestión" de Jacobson.

En términos de la Isla y los puertorriqueños, Lewis señaló que "es un honor y privilegio" el nombramiento de Aponte, pero considera que "la agenda de Puerto Rico con Washington no ha avanzado en estos años por falta de gestión e interacción de Puerto Rico y no del Departamento de Estado" de Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios