Mira cómo el gobernador defiende el acuerdo con los bonistas de la AEE y alega que, a la larga, los consumidores tendrán un saldo positivo en el costo energético.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares defendió esta mañana el acuerdo de reestructuración (RSA, por sus siglas en inglés) entre la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la mayoría de sus bonistas al alegar que los aumentos escalonados en el kilovatio-hora (kWh) que contempla el documento serán mitigados por los ahorros en la compra de combustible que se esperan al cambiar al uso de gas natural alguna de las principales unidades del sistema.

El mandatario mencionó específicamente la conversión de las unidades 5 y 6 de la Central San Juan al uso del gas natural como el primer proyecto que generaría ahorros equivalentes a 1.4 centavos por cada kWh. Añadió que iniciativas similares en la Central Palo Seco y la Central Mayagüez añadirán ahorros adicionales equivalentes a 2.4 centavos kWh, así como las renegociaciones de los contratos con las cogeneradoras AES Puerto Rico y Ecoeléctrica.

Rosselló Nevares indicó que, con los cambios en el uso del combustible, la AEE reducirá la factura eléctrica en 5.3 centavos kWh para el 2023, monto que mitiga el alza que se contempla en el acuerdo con los acreedores.

“Sin el acuerdo llegaríamos a los 30 centavos el kilovatio hora para el 2020… La transformación del sistema también nos provee la oportunidad para tener un sistema más resiliente, más responsivo, robusto y más barato”, dijo el ejecutivo en una rueda de prensa en el Centro de Convenciones de Puerto Rico.

Esto contrasta con un análisis del Instituto de Competitividad y Sostenibilidad Energética (ICSE) que establece que tan pronto como para julio, Puerto Rico podría tener un alza de 5% en la factura eléctrica a raíz del acuerdo que fue presentado ayer ante la jueza federal Laura Taylor Swain, para su ratificación. Swain es la jueza que preside sobre los casos de bancarrota del gobierno de Puerto Rico y sus instrumentalidades.

El acuerdo es específicamente entre la AEE, el grupo Ad Hoc de bonistas de la AEE y la aseguradora de bonos Assured Guaranty. Otros bonistas, bancos y firmas aseguradoras de bonos no han endosado el entendimiento de reestructuración.

El RSA dispone que los bonos existentes serán intercambiados por dos tipos de instrumentos de capital. El primer bono sustituto tendrá un valor de 67.5% de la inversión inicial y un rendimiento de 5%. El segundo bono que recibirá el acreedor equivale a otro 10% de la deuda original y se repagara después que se salde el primer bono y si las finanzas de la AEE lo permiten.

Esto implica que con este acuerdo se recortará la deuda de la corporación pública en entre 22.5% y 32.5%, dependiendo de las condiciones económicas de la corporación pública que actualmente está en bancarrota y que podría ser privatizada en los próximos años.


💬Ver 0 comentarios