Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gobernador Ricardo Rosselló no se amilanó y recitó los corillos de avivamiento y hasta aplaudió cada uno de ellos bajo un día soleado. (horizontal-x3)
El gobernador Ricardo Rosselló no se amilanó y recitó los corillos de avivamiento y hasta aplaudió cada uno de ellos bajo un día soleado. (Xavier J. Araújo Berríos)

El grupo de más de 40 de miembros del Ejército de los Estados Unidos en Puerto Rico llegó puntual a la cita para después literalmente salir a correr y así celebrar el 243 aniversario de ese cuerpo castrense.

El evento fue celebrado formalmente el 16 de junio en el fuerte Buchanan de Guaynabo. Pero faltaba un toque especial para festejar en la comunidad, comentó el teniente coronel Carlos Cuevas, oficial de prensa del Fuerte Buchanan.

Los militares -del servicio activo y de la Reserva del Ejército de los Estados Unidos- optaron por invitar al gobernador Ricardo Rosselló a correr desde la Guardia Nacional, ubicada cerca del Capitolio, hasta el emblemático Morro con sus impresionantes murallas centenarias. Luego debían regresar al punto de encuentro.

La “faena” no era una desconocida para el primer ejecutivo que, hace años, acostumbra correr para ejercitarse. Según dijo, se trata de su ejercicio predilecto para no solo mantenerse en forma sino también despejarse.

Rosselló acostumbra correr entre 4 a 8 millas diarias. Pero ayer, junto a los militares, recorrió poco más de tres millas.

“Yo varío de 4 a 8 millas dependiendo del día. Pero esto fue la trilla más divertida. Pude ser parte de la experiencia militar, cantar que, por lo general, si canto solo, la gente llora. Lo bueno fue que estaba enmascarado en los cantos de todos los compañeras y compañeras. Es un gran honor y un privilegio y lo quiero hacer de nuevo”, dijo.

A su paso por las calles y bajo el resguardo de su escolta, algunos también corriendo y otros a bordo de los vehículos de La Fortaleza, había quienes saludaban al grupo y otros que al verlo se mostraban sorprendidos.

No se escuchaban necesariamente los pasos de cada trote sino las canciones que entonaban los militares. El gobernador no se amilanó y recitó los corillos de avivamiento y hasta aplaudió cada uno de ellos bajo un día soleado.  

“Creo que (la invitación) fue algo mutuo. Nosotros no entramos en asuntos de política, pero el gobernador de turno -el que sea- siempre va a estar invitado para participar con nosotros”, dijo Cuevas.  

“Fue excelente, súper divertido. Yo nunca había cantado mientras corría”, dijo el gobernador una vez concluido el ejercicio y reconociendo que no fue necesario escuchar música de su celular.

“Eso demuestra lo divertido que estaba”, apuntó Rosselló, quien hasta se ganó una camiseta del ejército.  

Contó a El Nuevo Día que solía escuchar, mientras corría, rock ochentoso, pero ahora opta por el reguetón.

“Mayormente pongo Pandora. Tengo playlist, pero es casi siempre para emergencia. Por ejemplo, ir en un avión. Para estudiar, no para correr, me gusta mucho el trans”, reveló.

Agregóque el correr le permite solo salir y hacerlo mientras que otros deportes como el tenis requiere de una pareja y “cuadrar cancha”.

“Típicamente a las 4:00 a.m. nadie quiere jugar tenis. La ventaja de correr es que es cuestión de yo levantarme, trabajar un ratito, ponerme los tenis y salir a correr. No necesito más nada. Eso me ayuda a clarificar mis pensamientos y cuando tengo un poquito de tiempo ahora le estoy dando un poquito a las pesas. Pero correr es por excelencia. No solo es una iniciativa de salud física sino de salud mental”, dijo Rosselló, quien cotidianamente coloca fotos de sus recorridos en las redes sociales.

Precisamente, esto le ha ganado críticas de quienes argumentan que se enajena mientras el país vive y padece grandes desafíos sobre todo tras el huracán María.

“Lo que pasa es que esos compañeros y compañeras algunos siempre van a criticar. Eso es parte de. Y otros que sepan hora y media o dos horas antes de correr, yo estoy trabajando”, apuntó Rosselló, quien a diario se levanta a las 3:00 de la madrugada.

Cuevas, por su parte, dijo que el ejército pudo haber corrido con el padre de Rosselló, Pedro Rosselló, mientras ocupó La Fortaleza.  Destacó que el Ejército de los Estados Unidos invierte anualmente en la isla $157 millones en contratos y empleos directos. Hay más de 5,000 miembros de este cuerpo castrense en Puerto Rico y el Caribe.


💬Ver 0 comentarios