Las partidas incluyen $2,000 millones para la reconstrucción del sistema eléctrico tras el paso del  huracán María. (GFR Media) (horizontal-x3)
Las partidas incluyen $2,000 millones para la reconstrucción del sistema eléctrico tras el paso del huracán María. (GFR Media)

El gobierno recibió ayer “con alegría” el acuerdo alcanzado por el liderato del Congreso respecto al paquete de ayuda para desastres que recibiría Puerto Rico, al describirlo como un “gran paso” en la recuperación de la isla tras el embate del huracán María.

“Es un reconocimiento al pedido del gobernador Ricardo Rosselló y al trabajo incansable de reuniones y cabildeo con líderes demócratas y republicanos y la Casa Blanca”, declaró ayer el director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (Prfaa), Carlos Mercader.

En síntesis, Puerto Rico recibiría $4,800 millones para cubrir gastos de Medicaid, $2,000 millones para restaurar la infraestructura eléctrica y entre $7,000 millones y $9,000 millones para reconstruir viviendas. Se espera que este fondo suplementario de emergencia vaya a votación y sea aprobado hoy, como parte de un paquete legislativo presupuestario y de asignaciones más abarcador.

Mercader explicó que los $4,800 millones “ayudarán a cubrir”, por dos años consecutivos, los gastos de Medicaid en su totalidad.

“Si miramos los diferentes pedidos que había hecho el gobernador, ese era uno de los más puntuales”, dijo a El Nuevo Día, en referencia a que 600,000 beneficiarios en la isla estaban en riesgo de perder su cobertura, en abril, debido al precipicio fiscal de Medicaid (Medicaid Cliff).

“Buscábamos que le dieran a Puerto Rico el mismo trato que le habían dado a Nueva Orleans después del paso de Katrina, en 2005”, agregó.

Energía y vivienda

Mercader contó que el gobernador incluyó el pedido de fondos para energía y vivienda en sendas cartas que envió al Congreso y la Casa Blanca en noviembre y diciembre.

“Era imperante que a Puerto Rico se le dieran fondos en estas áreas para adelantar la reconstrucción”, sostuvo.

Tanto los $2,000 millones para restaurar la infraestructura eléctrica, como los $7,000 millones a $9,000 millones para reconstruir viviendas, se otorgarían a través del programa de Community Development Block Grant – Disaster Relief (CDBG-DR) del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.

Según Mercader, conseguir los fondos de CDBG-DR era “crítico”, pues se estima que más de 500,000 casas experimentaron daños severos o destrucción total a causa del huracán María.

Dijo, asimismo, que la partida para infraestructura eléctrica ayudaría a reconstruir el sistema de forma más “resiliente”, es decir, con capacidad de resistir otros eventos atmosféricos.

El huracán María dejó a oscuras a los 1.5 millones de abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Ayer, a casi cinco meses del paso del ciclón, el 28.45% de esos abonados seguían sin electricidad, según el portal status.pr.

Mercader no dio ejemplos específicos de cómo se invertirían los fondos que se reciban. Solo planteó que su uso se regiría por la iniciativa conocida como Build Back Better Puerto Rico.

Ese fue el nombre que Rosselló le dio a la petición de asistencia que hizo al gobierno federal para financiar la recuperación y reconstrucción del país tras el huracán María. El reclamo fue de $94,000 millones.

Reaccionan

Tras conocer sobre el acuerdo y los fondos para Medicaid, el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, aseveró que “la salud de Puerto Rico está asegurada”, al menos por dos años.

“Ahora podemos concentrarnos en ayudar a (mejorar) la salud pública y, tal vez, la privada también. A ver si podemos atraer ahora a los médicos y profesionales de salud a Puerto Rico”, expuso, y añadió que “vamos a poder reestructurar el sistema (de salud)”.

Rodríguez Mercado resaltó que los $4,800 millones no eliminan el Medicaid Cliff, por lo que dijo que seguirán cabildeando en Washington, DC para conseguir la paridad de fondos Medicaid y Medicare para Puerto Rico una vez pasen los dos años de alivio.

El gobierno había previsto el Medicaid Cliff para inicios de abril, lo que hubiese dejado a la Reforma de Salud sin fondos federales. Eso, a su vez, hubiese obligado al gobierno a costear el 100% del plan o tomar medidas drásticas, como eliminar asegurados o beneficios.

“Por cada dólar en la Reforma, 45 centavos venían de (el gobierno de) Puerto Rico. Ese dinero que nos vamos a economizar podemos reinvertirlo en salud o en otras áreas de necesidad”, señaló.

El Nuevo Día pidió una reacción a la AEE, pero su director de Finanzas, Nelson Morales, dijo que “la corporación pública no está preparada para emitir comentarios” por tratarse de una “posible asignación”, que aún está bajo consideración del Congreso.

Este diario también le solicitó una reacción al secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, pero fue referida a Mercader.

La reportera Marga Parés Arroyo colaboró en esta historia.


💬Ver 0 comentarios