Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
En la foto, Christian Sobrino durante una vista del Senado. (Xavier J. Araújo Berríos)

El representante del gobernador ante la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), Christian Sobrino, indicó que el gobierno presentará su postura en torno al presupuesto modificado por el organismo federal durante el proceso de vistas públicas que llevará a cabo la Legislatura.

En declaraciones escritas remitidas desde La Fortaleza, Sobrino insistió que el presupuesto contiene las partidas que fueron negociadas entre el organismo federal y la Junta. Entre ellas, la partida presupuestaria para el bono de navidad de los empleados públicas, así como fondos para la Universidad de Puerto Rico y municipios.

Sobrino indicó sin embargo, que se analizará si los ajustes efectuados por la JSF al presupuesto de ciertas agencias son cónsonos con el programa de estas o si se trata de los ahorros que deben lograrse a través del plan de recortes contenido en el plan fiscal.

Ayer, la Junta envióa la Legislatura el presupuesto para el año fiscal siguiente, pero no sin antes modificar el programa de ingresos y gastos sugerido por Rosselló Nevares. Esto, luego de determinar que la versión que el mandatario puertorriqueño le remitió por segunda ocasión, tampoco cumplía con los parámetros establecidos por el ente federal en el contexto de la ley federal Promesa.

Sobrino agregó que la Oficina del Contralor, la Oficina de Ética Gubernamental, el Panel sobre el Fiscal Especial Independiente y agencias similares no debieran ver recortes en su presupuesto. Los recortes a las agencias de fiscalización fueron una de las discrepancias que tuvieron la JSF y Rosselló Nevares en la discusión del presupuesto, pero el asunto fue opacado debido a que las partes discrepaban en asuntos de mayor impacto como la reforma laboral y los recortes a las pensiones. El impasse sobre la reforma laboral se atendió con un acuerdo para derogar la Ley 80, a cambio de más presupuesto y de preservar, durante la vida del plan fiscal, ciertos beneficios marginales como el bono de navidad.

“De igual forma, debemos examinar el lenguaje que establece el poder de la junta y del gobierno para implementar el presupuesto”, reza la declaración de Sobrino.

El Nuevo Día reveló ayer que entre las condiciones para administrar el presupuesto, el gobierno debe presentar al organismo federal diversos informes trimestrales en los cuales se documentará si los recaudos se comportan según las proyecciones y si las agencias están dentro de presupuesto o sobregiradas.

Asimismo, El Nuevo Día reportó que los aumentos salariales a maestros y policías ahora están condicionados a que el gobierno cumpla con objetivos de recortes e inversiones específicas establecidas en el plan fiscal.

El presupuesto debe estar certificado para el próximo 29 de junio, según el plan de la JSF.


💬Ver 0 comentarios