Luis Rivera Marín (horizontal-x3)
El secretario de Estado acudió ante el Comité de Descolonización de la ONU en representación del gobernador Ricardo Rosselló. (Suministrada)

Nueva York - El secretario de Estado, Luis Rivera Marín, denunció hoy ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas la imposición de la Junta de Supervisión Fiscal que controla las finanzas del gobierno de Puerto Rico, defendió el plebiscito del pasado 11 de junio y pidió que el organismo internacional, en vez de respaldar la independencia, apoye la propuesta de convertir a la Isla en el estado 51 de Estados Unidos.

Desde la aprobación de la ley PROMESA, expresó Rivera Marín, “el Congreso federal ha legislado, sin representación de los puertorriqueños, una Junta antidemocrática que tiene poderes sobre el gobierno electo. Si eso no es coloniaje, el derecho internacional no existe”.

En representación del gobernador Ricardo Rosselló, el secretario de Estado pidió, además, al comité validar los resultados del reciente plebiscito, en el que en medio de un boicot de la oposición política y una baja participación electoral (23%), cerca de 502,000 electores apoyaron la estadidad (97%).

“En las democracias, cuentan los que votan y ese fue el resultado inequívoco de nuestro pueblo. Es obligación de este comité, así como del Gobierno de los Estados Unidos de América, validar este proceso democrático, que incluyó todas las alternativas posibles, incluyendo el indigno status territorial, colonial actual. A fin de cuentas, conforme al capítulo 1, artículo 1, secc. 2, de la Carta de las Naciones Unidas, es un derecho fundamental el ejercicio a la libre determinación”, sostuvo Rivera Marín.

El secretario defendió también la decisión del gobernador Rosselló de no esperar por una segunda revisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre las alternativas de status y un posible aval de la consulta.

“Nos negamos a posponer la consulta para descolonizar a Puerto Rico porque ya hemos esperado demasiado y el status colonial actual nos ha llevado a una quiebra y crisis económica y social insostenible”, indicó el funcionario.

Como hiciera Rosselló en 2016, entonces en calidad de candidato a gobernador, Rivera Marín abogó por que la Isla vuelva al listado de países sin gobierno propio, lo que obligaría al gobierno de Estados Unidos a rendir cuentas ante la ONU sobre el caso colonial puertorriqueño.

Sostuvo también que, por entender que la estadidad ha ganado las últimas dos consultas de status, “con mucho respeto exigimos de este comité a que no usurpe la expresión democrática de los puertorriqueños adoptando resoluciones en apoyo a la independencia de Puerto Rico”.

“La independencia ya no nos representa y la estadidad o la integración es un status no colonial reconocido por la Resolución 1541 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas. De hecho, el Gobierno de los Estados Unidos el año pasado reconoció en este foro internacional la estadidad como una opción válida. Solicitamos que apoyen el derecho de autodeterminación política de Puerto Rico incluyendo la alternativa escogida por el pueblo en el 2012 y en el 2017”, manifestó Rivera Marín.

“Es evidente que las representaciones hechas por los Estados Unidos de América en el 1953, asegurando que los puertorriqueños gozaban del nivel de gobierno propio, garantizados por el alegado pacto inalterable que conllevaba dicha relación, quedó disuelto el año pasado por voz propia de todas las ramas del Gobierno de los Estados Unidos”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios