(semisquare-x3)
El presupuesto vigente de la CEE es $8.3 millones más que el pasado. (GFR Media)

El nominado para ocupar la silla de la presidencia de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Juan Ernesto Dávila Rivera, rehusó esta mañana en una vista pública de la Cámara de Representantes donde se evaluó su nombramiento, opinar si el ente que regula los procesos electorales en el país debe investigar el movimiento irregular de vagones en sus instalaciones en Hato Rey.

Dávila Rivera recordó al representante novoprogresista Pedro Julio “Pelllé” Santiago Guzmán que estaba imposibilitado de opinar sobre la controversia debido a su cargo como secretario del Tribunal Supremo de Puerto Rico (TSPR).

“No he dejado de ser secretario del TSPR, de manera que no puedo opinar sobre esa controversia”, dijo Dávila Rivera a Santiago Guzmán, quien es miembro de la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes.

“Es importante para mí que usted opine… está aspirando a presidir la CEE”, le insistió Santiago Guzmán durante su turno de preguntas.  “Es importante para mí”, agregó el legislador al recordar que la comisionada de su Partido Nuevo Progresista, Norma Burgos, se opone a la pesquisa al sostener, entre otras cosas, que se trata de una investigación que toca temas no electorales.

“Es un asunto sub judice (pendiente de resolución). La comisionada tiene intenciones de acudir al Tribunal de Apelaciones para revisar la decisión del Tribunal de Primera Instancia. De manera que sobre ese asunto, éticamente no le puedo contestar la pregunta. Para mí la seguridad en la CEE es muy importante”, indicó Dávila Rivera, quien acudió citado por el presidente de la comisión, Jorge Navarro Suárez.

Al finalizar la vista, Santiago Guzmán no quiso contestar si votaría a favor o en contra del nominado, precisamente recordando que Dávila Rivera no le contestó la pregunta.

En un aparte con la prensa, Dávila Rivera insistió en su postura y descartó que tuviera como alternativa la inhibición del proceso para contestar la pregunta de Santiago Guzmán, que también la hizo el representante independentista Denis Márquez.

“Uno de los deberes del secretario es hacer investigaciones jurídicas. Tal vez hay una controversia en que el juez no quiere que la atienda el oficial (jurídico)  y quiere que la atienda yo. En ese sentido, ninguno de los funcionarios del TSPR puede estar opinando sobre temas que tienen el potencial de llegar al TSPR”, dijo.

Dávila Rivera fue nombrado el 4 de septiembre por el gobernador Ricardo Rosselló a presidir la CEE. Este tipo de nombramiento es evaluado por ambos cuerpos legislativos y esta mañana los representantes novoprogresistas Navarro, Eddie Charbonier y Víctor Párés Otero le adelantaron que votarían a favor.

Nadie de la delegación popular estuvo presente en la vista de la Comisión de Gobierno.

El puesto actual, de forma interina, lo ocupa Nicolás Gautier, que pertenece al Partido Popular Democrático. Esto ocurrió luego de la renuncia de Rafael Ramos Sáenz luego de ser señalado de participar activamente en un grupo político partidista mientras era presidente de la Junta Local de La Moca.

A preguntas de la prensa, Dávila Rivera no quiso contestar si se había reunido con senadores.

De hecho, en el Senado es evaluado para dos cargos: presidente de la CEE y como Juez Superior. De ser confirmado a ambos cargos, ocuparía la jefatura de la CEE a manera de destaque.

Preguntado sobre el nombramiento el día en que fue hecho público, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, se limitó a decir que lo evaluaría “con detenimiento”.

“El problema de la CEE no es solamente la presidencia, hay otros problemas que hay que atender y es una buena oportunidad para atenderlos todos", dijo Rivera Schatz a la prensa el 4 de septiembre.

El presidente senatorial mantiene abierta una investigación sobre las operaciones de la CEE, al tiempo que libera un feudo público con Burgos. Rivera Schatz ha sostenido que favorece eliminar las vicepresidencias, eliminar el concepto de la tarjeta electoral y limitar el horario de la Juntas de Inscripción Permanente (JIP) o eliminarlas.

Dávila Rivera tocó varios de esos temas durante su vista pública de confirmación de hoy. Sobre el tema del cierre de las JIP, no parece inclinado a favorecer esta herramienta como recursos para ahorrar fondos, aunque sí favorece que sean reubicadas a edificios públicos.

“Sobre el cierre de las JIP, no puedo decir categóricamente que van a cerrar JIPS. Voy a hacer todo lo posible, dentro del cuadro económico, hay que ser más eficiente, hay que hacer más con menos, hay que ser más eficiente con los recursos, pero a veces no se toma en consideración la importancia de la CEE y esas JIP”, comentó Dávila Rivera.

“Se trata del derecho al voto, un pilar del sistema democrático. Hay unas JIPS que expiden certificados de nacimiento. Hay que buscar cómo hacer eficiente su uso”, añadió.

El presupuesto vigente de la CEE es $8.3 millones más que el pasado.

A preguntas, Dávila Rivera dijo que no podía anticipar recortes, pero volvió a insistir en que “en la medida de lo posible hay que evitar el cierre de las JIP”, dijo al sostener que tampoco favorece el despido de empleados.

“Hay un trabajo en la CEE que hay que realizar”, dijo.

Dávila Rivera fue enfático en que buscará asegurar el mantenimiento de las máquinas de escrutinio electrónico, adquiridas por la CEE a la empresa Dominion por $38.2 millones. Según ha dicho el presidente interino de la CEE, Nicolás Gautier, no se les da mantenimiento hace año y medio precisamente porque la CEE le debe a la empresa $2.6 millones.

“El reto más importante es el mantenimiento de esas máquinas, que estén en funciones para los próximos eventos electorales”, dijo. “Hay que buscar ese dinero y una de mis metas principales es el mantenimiento de ese equipo”, dijo al proponer que se adiestre a empleados de la CEE para que le den mantenimiento al equipo.


💬Ver 0 comentarios