El presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló, junto al nuevo director de Finanzas de la colectividad, José I. Marrero. Rosselló Nevares adelantó que la Palma tendrá una nueva sede en los próximos meses. (horizontal-x3)
El presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), Ricardo Rosselló, junto al nuevo director de Finanzas de la colectividad, José I. Marrero. Rosselló Nevares adelantó que la Palma tendrá una nueva sede en los próximos meses. (Ramón “Tonito” Zayas)

Aguadilla - Después de cinco meses sin reunirse, el Directorio del Partido Nuevo Progresista (PNP) tuvo ayer su primer cónclave del año, momento que el liderato estadista aprovechó para hacer nombramientos de cara a la reorganización de la colectividad.

El principal nombramiento fue el del asesor del gobernador, José Iván Marrero, como director de Finanzas de la Palma. Marrero fue el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) hasta hace dos semanas, puesto que ahora ocupa el designado secretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier.

Como director de Finanzas, Marrero enfrentará el reto de aumentar los ingresos de la colectividad. El PNP tiene ingresos de $67,244.11, aunque arrastra una deuda acumulada de $4.6 millones. Por su parte, el gobernador y presidente del PNP, Ricardo Rosselló Nevares, como candidato político, tiene una deuda de $50,678.60 e ingresos que sobrepasan $1 millón, según la Oficina del Contralor Electoral.

“Ha tenido una carrera distinguida en el servicio público y ahora estará ayudándonos en este menester”, se limitó a decir Rosselló Nevares sobre el nombramiento de Marrero.

La posición de director de Finanzas en el PNP la ocupaba Jerome Garffer, quien fuera vicepresidente de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Este renunció al puesto luego que trascendiera que se emitió en su contra una orden de protección solicitada por su exesposa, Blanca Sáez.

La reunión del Directorio –el cuerpo regente del partido– duró poco más de una hora y contó con la participación de 37 de sus 47 miembros. Entre los ausentes estuvieron los presidentes legislativos, Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez, así como la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

El presidente del PNP dijo que los presidentes legislativos se excusaron, mientras que González –aunque tenía intenciones de asistir al Directorio– no llegó hasta el restaurante en Aguadilla donde se efectuó la reunión.

Rosselló Nevares justificó la demora en reunir al cuerpo regente del PNP diciendo que “el tiempo de los compañeros es preciado”.

El líder de los estadistas dijo que “en este semestre” se escogerá un lugar para ubicar la sede del PNP y el anuncio se haría “próximamente”. El partido lleva más de un año sin un comité central.

Tarea ardua

Durante la reunión se ratificaron posiciones de liderato en las que, como parte de la reorganización del PNP, no hubo elecciones. Rivera Schatz, Méndez y González fueron ratificados a las tres vicepresidencias de la Palma.

Asimismo, el senador Miguel Romero fue ratificado presidente del comité municipal de San Juan. Mientras, la representante Jackeline Rodríguez y Leyda Cruz fueron ratificadas como presidenta de las Mujeres Progresistas y de los Servidores Públicos Progresistas, respectivamente.

Las selecciones de Rodríguez y Cruz no estuvieron exentas de controversias en el PNP.

Por un lado, la senadora Itzamar Peña, expresidenta de las Mujeres Progresistas, anunció hace unos meses que no aspiraría a la reelección tras ser objeto de una “exclusión ejecutada desde el más alto nivel de la colectividad”.

Mientras, para el cargo de Servidores Públicos Progresistas, se tuvo que extender el término para presentar radicaciones porque ningún novoprogresista mostró interés en el puesto.

Confrontado con la molestia que existe entre los funcionarios públicos por los recortes en beneficios que ha puesto en vigor la presente administración, Rosselló Nevares reconoció que son “tiempos de transformación”.

“Hay algunas decisiones que son fuertes y lo que queremos es tener ese espacio de diálogo. Nosotros estamos convencidos que estamos haciendo lo correcto para Puerto Rico”, dijo el líder penepé.

Respecto a la reorganización de la colectividad, ni el presidente de la Palma ni el secretario general, Rafael “June” Rivera, precisaron cuán adelantado está el proceso.

Rosselló Nevares se limitó a decir que “está a buen paso”.

“Ciertamente, todavía hay unos precintos que trabajar, pero diferente al pasado, se han convocado estas reuniones de manera física, presencial en tiempo y espacio, para poder constatar todas las personas que son parte de esta estructura”, dijo Rosselló Nevares.

En la reunión se acordó que la asamblea general del PNP se celebrará en agosto para que haya tiempo para completar la reorganización, tal y como había adelantado El Nuevo Día.

El Directorio no discutió la elección de la presidencia estatal de la Juventud del PNP, puesto que se disputan Willer Vélez y Roberto Carlos Pagán.

Vélez, quien se mantuvo fuera del restaurante atento a la reunión, había denunciado que el Directorio se proponía enmendar el reglamento para evitar que algunos delegados puedan votar en la elección del próximo 2 de marzo.

Pagán es nieto del alcalde de Lares, Roberto Pagán Centeno, y también es el director del Programa de Desarrollo de la Juventud.

En un aparte con este diario, Pagán evitó contestar si cuenta con el aval del presidente del PNP.

“Yo cuento con el aval de todos los delegados de la Juventud del PNP”, sostuvo.


💬Ver 0 comentarios