(semisquare-x3)
El congresista boricua José Serrano dijo que las intenciones de Trump son cónsonas con “su desprecio por Puerto Rico y los latinos. (GFR Media)

Washington - Líderes demócratas del Congreso acentuaron ayer que  combatirán cualquier intento del presidente Donald Trump de utilizar fondos de emergencia, como los asignados para mitigar el desastre causado por el huracán María en Puerto Rico, como fuente de financiamiento para el muro en la frontera con  México.

Justo cuando más de 30 demócratas del Congreso llegaban a la Isla  para conocer sobre el terreno cómo marcha el proceso de reconstrucción de Puerto Rico – y ver el musical Hamilton-,  se hacía claro que como parte del análisis para asignar por orden ejecutiva los fondos para el muro, Trump considera quitarle fondos de emergencia a la Isla y otras jurisdicciones.

“Es una obscenidad”, indicó el presidente del Comité de Seguridad Interna de la Cámara baja, Bennie Thompson (Misisipi), con jurisdicción sobre la respuesta federal a desastres naturales.

El boricua José Serrano (Nueva York), uno de los líderes del Comité de Asignaciones, sostuvo que quisiera decir que la propuesta "es increíble,  pero  lamentablemente esto está en consonancia con el desprecio de Donald Trump por Puerto Rico y por latinos”.

Ante la posibilidad de que  Trump declare que existe "una emergencia nacional" en frontera con México, en medio del cierre parcial del gobierno federal, el Pentágono le presentó un plan que permitiría financiar parte del muro con fondos de una partida de $13,900 millones  que administra el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE.UU..

De esa asignación, Puerto Rico tiene la promesa de recibir $2,500 millones. Entre los proyectos autorizados han estado la continuación de la canalización de los ríos Puerto Nuevo ($1,552 millones), La Plata ($500,000), Loíza ($250,000), Grande de Arecibo ($82,892),  Guanajibo de Mayaguez ($60,000) y Nigua de Salinas ($60,000).

Trump ha exigido consecuentemente que cualquier solución legislativa al cierre parcial de oficinas del gobierno federal – el más largo de la historia, al entrar hoy en su día 22-, incluya una asignación de $5,700 millones para construir parte del muro que quiere desarrollar en extensas zonas de la frontera con México.

El gobierno de Puerto Rico también ha denunciado cualquier intento de Trump por arrebatarle dinero a la Isla y otras jurisdicciones.

“Dado que los informes provienen de fuentes no identificadas, el presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, debe declarar explícitamente su intención. ¿Apoyará la reconstrucción de Puerto Rico, California, Texas, las Islas Vírgenes de Estados Unidos y otros? ¿O la socavará? Este es un caso clásico de elegir entre obstrucción y construcción. ¿De qué lado está, presidente Trump?”, cuestionó el gobernador Ricardo Rosselló, en una declaración emitida en San Juan.

Previamente, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, y la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) también denunciaron cualquier intento de Trump por arrebatarle dinero a la isla.

“Como comisionada residente rechazo vehementemente ese juego con nuestro dolor y esperanzas. El Congreso aprobó y el presidente Trump firmó esas asignaciones con un propósito expreso y nuestro pueblo no merece ese trato”, indicó González

Para la congresista demócrata Velázquez sería “espantoso” que se obtenga dinero asignado para mitigar desastres, como en el caso de Puerto Rico, “para pagar el muro insensato, ofensivo y odioso de Trump”.  

En San Juan, González, además, dijo que renunciará a la presidencia del Partido Republicano de EE.UU. en Puerto Rico si se concreta el plan para retirarle fondos a la isla.

Aunque el plan de la Casa Blanca para asignar administrativamente los fondos para el muro no se oficialice, la posibilidad de que se saque dinero de un fondo que incluye dinero para la isla, se suma a los informes de que el presidente Trump ha querido frenar nuevas asignaciones para Puerto Rico.

Ayer, Trump sostuvo que todavía dará más tiempo al Congreso antes de considerar una orden ejecutiva para declarar que existe una “emergencia nacional” en la frontera con México y asignar los fondos para el muro de forma administrativa.

Organizaciones sindicales y cívicas de la diáspora han censurado la posibilidad de que se le quite fondos a la Isla para financiar el muro. “"La propuesta de Trump es un juego de manos abominable, que toma recursos que millones de personas trabajadoras en Puerto Rico y en varios estados necesitan para reconstruir sus vidas, y las convierte en un arma para promover sus agendas racistas y xenófobas", indicó Héctor Figueroa, presidente del sindicato 32BJ y portavoz de “Vamos por Puerto Rico”.

Mientras, la presidenta de la Federación de Maestros de EE.UU. (AFT), Randi Weingarten, afirmó que “Trump no solo ha fabricado una crisis fronteriza que ha dejado a millones de estadounidenses sin paga y servicios críticos durante el cierre de gobierno; también quiere infligir más dolor y crueldad a los estadounidenses que intentan reconstruir sus vidas después del desastre. Una declaración de emergencia sería un abuso de poder y un ataque a nuestra democracia”.


💬Ver 0 comentarios