(semisquare-x3)
Aníbal José Torres ofreció una conferencia en la sede del PPD. (GFR Media)

El presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres, junto al representante Jesús Manuel Ortiz, emplazó este lunes al gobernador Ricardo Rosselló Nevares y al presidente de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), José Carrión, a presentar públicamente las comunicaciones y acuerdos recientes con respecto al propuesto recorte a las pensiones de más de 160,000 jubilados.

En una conferencia de prensa en la sede del PPD, en Puerta de Tierra, mostraron los dos planes fiscales más recientes que muestran un cambio con relación a la fecha en que entrarán en vigor las reducciones a las pensiones que, según los dos líderes populares, será luego de las elecciones generales del 2020.

“Una revisión de los últimos dos planes fiscales demuestra acciones dirigidas a posponer el grueso de los recortes de las pensiones de los retirados hasta después de las elecciones generales del 2020, mientras públicamente el gobierno desarrolla una falsa narrativa contra los recortes”, dijo Torres.

“La supuesta teoría de la debacle financiera que venía pregonando la Junta si no se reducían las pensiones el próximo año fiscal se hizo sal y agua cuando accedió a posponer el grueso de esos recortes hasta pasadas las elecciones de 2020, mientras el gobierno comunica una falsa indignación. Este acomodo, que tendrá efecto real en dos años fiscales, demuestra dos cosas: primero, que no había tal urgencia de recortar las pensiones y segundo, que evidentemente el elemento de minimizar el impacto político al gobierno fue parte de esta ecuación. Carrión y el gobernador le deben una buena explicación al país”, agregó.

De inmediato y a preguntas de El Nuevo Día, el gobernador catalogó como “pura demagogia” la denuncia de Torres y Ortiz.

“Me da gracia o me sorprende que los que vengan a tratar de conectarme con esa decisión fueron precisamente los que votaron por la Ley 3 para reducirle beneficios a los pensionados”, ripostó el primer ejecutivo.

Los dos legisladores del PPD mostraron copia de los dos últimos planes fiscales. Destacaron que el primer plan fiscal, certificado el 19 de abril del 2018, establecía que los recortes a las pensiones debían comenzar el 1 de julio del 2019. Con esos recortes, los ahorros proyectados en el primer año fiscal de recortes para 112,000 pensionados generarían $221 millones. De esa cantidad, $36 millones se reinvertirían en el seguro social de los empleados públicos, dijeron los representantes. El ahorro neto para el gobierno sería de $185 millones en un año, agregaron.

Dijeron que ese plan fue modificado hace solo dos semanas para posponer “los recortes más fuertes” para después del año electoral.

Mostraron el nuevo plan fiscal certificado para el año fiscal 2019-20 que culmina en verano del 2020, sólo se reducirán entre 1% y 5% de las pensiones de 40,000 retirados que, en conjunto con la congelación de pensiones, representa solo $1 millón en ahorros o el 0.006% de los recortes proyectados el año anterior.

“Este cambio y el falso discurso del gobierno no sólo representan un engaño a miles de retirados para proteger el interés electoral del gobernador. El mismo provoca además un impacto mayor luego de noviembre de 2020 al aumentar a $245 millones el recorte que será responsabilidad de la próxima administración. Por eso le exigimos hoy al gobernador y a la Junta que hagan públicas todas las comunicaciones relacionadas con el recorte de pensiones entre 2017 y mayo de 2019. Esa petición incluye cartas, correos electrónicos, minutas y documentos relacionados. No hacerlo confirmará una vez más el juego de pitcher y cátcher entre la Junta y el gobierno”, expresó Ortiz.


💬Ver 0 comentarios