Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La enmienda que persigue ilegalizar las jugadas de gallo en Puerto Rico y los territorios se aprobó en mayo con mucha facilidad (359-51) y de forma bipartidista. (EFE / Christian Escobar Mora) (semisquare-x3)
La enmienda que persigue ilegalizar las jugadas de gallo en Puerto Rico y los territorios se aprobó en mayo con mucha facilidad (359-51) y de forma bipartidista. (EFE / Christian Escobar Mora)

Washington - El Senado de Estados Unidos aprobó esta noche (89-3) abrir el debate sobre el proyecto de asuntos agrícolas que en la Cámara de Representantes incluye prohibir las peleas de gallos en Puerto Rico y los demás territorios.

Contrario al proyecto de la Cámara de Representantes, la versión del Senado no hace referencia al lenguaje que persigue extender a los territorios la prohibición que ya existe en los estados de Estados Unidos a las peleas de gallos.

Aunque los republicanos de la Cámara baja aprobaron el proyecto que proponer prohibir las peleas de gallos en Puerto Rico, los demócratas confían en que la medida que prevalezca sea la del Senado, que puede ir a votación final esta misma semana.

En la Cámara baja, el proyecto que establece política pública y subsidios agrícolas fue aprobado por solo dos votos 213-211 el pasado jueves, luego de haber sido derrotado – en medio de las pugnas internas republicanas sobre inmigración-, el mes pasado. 

Pero, la enmienda que persigue ilegalizar las jugadas de gallo en Puerto Rico y los territorios se aprobó en mayo con mucha facilidad (359-51) y de forma bipartidista.

Todo el debate debe ir en julio a un comité de conferencia del Congreso para armonizar los lenguajes aprobados en cada cámara legislativa.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, y legisladores de los partidos Nuevo Progresista y Popular Democrático han presionado en el Congreso en contra de prohibir los juegos de gallos, advirtiendo que se trata de una práctica “bien regulada” y que declararlos ilegal creará una actividad clandestina.

La industria de las peleas de gallos en Puerto Rico supone una inyección económica de $18 millones, y representa 12,500 empleos, según la comisionada González.

Las peleas de gallos son ilegales en los estados de EE.UU., pero son comunes las denuncias policiales por eventos clandestinos.

En la Cámara baja, el lenguaje en contra de las peleas de gallos fue presentado por el republicano Peter Roskam (Illinois), a petición del grupo Humane Society.

El proyecto de asuntos agrícolas autoriza, entre otras cosas, la asignaciones de los programas de asistencia alimentaria y subsidios para agricultores durante los próximos cinco años. La ley agrícola vigente vence el 30 de septiembre.


💬Ver 0 comentarios