Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Romero (al centro, presentó ayer un borrador para enmendar la Ley 100. (horizontal-x3)
Miguel Romero (al centro, presentó ayer un borrador para enmendar la Ley 100. (Gerald López Cepero)

A los integrantes de la delegación de la mayoría del Senado finalmente le toca hoy ponerle fin al tranque que gira en torno al presupuesto del país y la derogación de la Ley 80 de Despido Injustificado o, por lo contrario, complica el escenario al punto de que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) imponga el presupuesto con que se gobierne el país a partir del 1 de julio.

Este sería el escenario si no se deroga la Ley 80 como busca la Junta.

El caucus discutirá la propuesta del senador Miguel Romero que incluye derogar la Ley 80, eliminar un fondo de dinero público para pagar mesadas de empleados despedidos injustificadamente por los próximos dos años a cambio de establecer un esquema de pagos fijos dentro de la Ley Antidiscrimen de Puerto Rico (Ley 100-1959).

Esta ley prohíbe una serie de escenarios de discrimen en el empleo. El esquema de pagos fijos ubicado en la enmienda de Romero proviene de las mesadas legisladas en la Ley 80 antes de que fuera enmendada el año pasado.

Se desconoce si la propuesta de Romero tiene los votos. Ayer senadores como Henry Neumann y Carlos Rodríguez Mateo la avalaron. Los también novoprogresistas Abel Nazario y Margarita Nolasco han dicho que favorecen la derogación de la ley.

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, y la senadora Migdalia Padilla han indicado que no favorecen la derogación.

Alrededor de este pulseo entre el Senado, La Fortaleza, la Cámara de Representantes y la Junta también permea una controversia entre el gobernador Ricardo Rosselló y el presidente del Senado sobre quién propuso el fondo de $100 millones creado por la Cámara y que todo apunta a que será eliminado en los próximos días del P. de la S. 1011.

Rosselló ha indicado en varias ocasiones que la idea del fondo fue propuesta por Rivera Schatz, quien siempre lo ha negado. Durante un caucus el martes del Senado en que participó Rosselló, el presidente senatorial alegó que el primer mandatario le pidió disculpas por atribuirle la creación del fondo.

Sin embargo, ayer Rosselló le dio otro giro a la controversia.

En entrevista con El Nuevo Día, Rosselló alegó que Rivera Schatz reconoció a puerta cerrada durante el caucus celebrado en el salón Leopoldo Figueroa que él había enviado la documentación relacionada a la creación del Fondo a la Junta el 3 de junio.

“Él establece que ese documento él lo envió, pero no era de su autoría y cuando lo comunico allí frente a todos los compañeros, yo le dijo que yo tomo su palabra por buena y queda claro ese asunto”, dijo Rosselló.

“Lo importante es que estableció que el 3 de junio él envió una documentación, una propuesta que no era de su autoría, que posterior a eso es que la junta me contacta y hablamos sobre ese componente y que ese documento es la raíz de lo que sería la propuesta establecida”, indicó el gobernador.


💬Ver 0 comentarios