Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
En la foto, el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz. (Ramón “Tonito” Zayas)

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, adelantó hoy, jueves, que dicho cuerpo legislativo investigará todo el proceso que rodeó la designación de Rafael Díaz Granados como nuevo director y principal oficial ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). 

Díaz Granados, quien hubiera devengado un salario anual de $750,000, ya no asumirá la jefatura de la AEE. En medio de la controversia designada tras la nominación, también renunciaron los miembros independientes de la Junta de Gobierno de la corporación pública.

“Para mí no basta que se hayan ido, porque la manera en que manejó el cambio de sillas, allí en la Autoridad de Energía Eléctrica, requiere que la Asamblea Legislativa indague, investigue, examine y profundice en lo que allí acontece porque afecta directamente al pueblo puertorriqueño”, indicó Rivera Schatz en lo que se anticipa será el cierre de la sesión extraordinaria convocada por el gobernador Ricardo Rosselló.

“Esta Asamblea Legislativa habrá de investigar lo que allí ocurrió y queremos examinar resoluciones, minutas, votaciones, queremos verlo todo y hacerlo público para que el pueblo de Puerto Rico tenga total conocimiento de lo que ocurre y sepa que el Senado no le va a permitir a nadie actuar con soberbia, prepotencia y, sobre todo, con poca sensibilidad ante la necesidad del pueblo puertorriqueño”, agregó el líder senatorial.

Rivera Schatz le solicitó al gobernador interino, Luis G. Rivera Marín que acepte de inmediato las renuncias de los miembros de la Junta de Gobierno y cancele el contrato “que él autorizó” a Víctor Peña por $300 mil, como asesor de Walter Higgins, quien hasta ayer dirigió oficialmente la corporación pública.

“Ese sería un regalo de Navidad se señor secretario de la Gobernación, aceptar de inmediato la renuncia de esos bárbaros”, dijo Rivera Schatz al distinguir la figura de María Palau, principal asesora de infraestructura de Rosselló, quien “procuró detener ese intento”.

Al Gobernador le sugirió que el director ejecutivo de la AEE debe tener un sueldo que no sobrepase la suma de $200 mil, más aun tomando en consideración la crisis financiera que atraviesa la corporación. “Eso sería un buen acuerdo, yo estoy seguro que lo aceptaría”, subrayó Rivera Schatz.

Las expresiones de Rivera Schatz se dieron durante el inicio de la sesión hoy jueves. De forma similar se expresaron legisladores de los tres principales partidos políticos, así como el senador independiente José Vargas Vidot. El rechazo a la designación y el salario concedido a Díaz Granados fue unánime.

“Me duele en los más profundo que haya esta continua burla a las limitaciones, a la pobreza, a la falta de recursos que tienen miles y miles de personas, algunas de ella que ni siquiera han tenido electricidad durante los últimos diez u once meses”, señaló Vargas Vidot.

Por su parte, el senador por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Juan Dalmau, cuestionó el proceder de la Junta de Gobierno de la AEE. “Antes de María demostraron incapacidad administrativa, luego de María demostraron insensibilidad con los abonados y actualmente demuestran insensatez presupuestaria cuando deciden designar como director a una persona con un salario de $750 mil”, señaló el legislador que más temprano en el día presentó la Resolución del Senado 820 en la que exigía la renuncia de los miembros de la Junta de Gobierno de la AEE.

El senador del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal José Torres Torres, dijo que le “es difícil creer” que el gobernador no estuviera al tanto de la salida de Higgins y la entrada de Díaz Granados. “Por eso es que la experiencia es tan importante y si usted no la tiene, rodéese de personas que sepan, el verdadero líder se rodea de personas que tengan la capacidad necesaria para dominar todas las áreas que usted no domina en la ejecución de un gobierno”, señaló.

Al Senado los llamó a hacer un análisis de cómo deben ser los salarios en el sector público. “Eso no se hace de la noche a la mañana, tiene que ser un proceso serio y que toma tiempo”, señaló Torres Torres.

Mientras, la senadora Zoé Laboy citó un fragmento de la carta enviada por los renunciantes miembros de la Junta de Gobierno en la cual, señaló, alegaron que las “fuerzas políticas” querían controlar la AEE y catalogaron de “tonterías” los intereses de la clase política del país, lo que pone en riesgo la transformación de la corporación.

“Estoy indignada y rechazo, como política que soy, las expresiones de estas personas que hasta hoy eran miembros de esa Junta. Yo me pregunto, ¿cómo es que estas personas concluyen que el trabajo que estamos haciendo en la Legislatura de Puerto Rico no responde a los intereses del pueblo que representamos? Claro que sí, que responde”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios