El senador y exalcalde de Yauco informó que no renunciará a su escaño.

Tras ser acusado de 39 cargos federales por fraude electrónico y uso de documentos falsos en relación con el pago irregular de nómina en el municipio de Yauco, el senador y exalcalde Abel Nazario aseguró esta tarde que no renunciará a su escaño en el Senado. 

De esta manera, no aceptó la solicitud del gobernador y presidente del Partido Nuevo Progresista, Ricardo Rosselló, quien le había pedido esta mañana que abandone el cargo que tiene como legislador.

En una conferencia de prensa junto al presidente del Senado Thomas Rivera Schatz, Nazario aseguró que “está convencido de su plena inocencia”, por lo que no tiene contemplado dejar su silla senatorial. Sí cedió la presidencia de la Comisión de Educación de ese cuerpo legislativo.

El legislador informó, además, que conversó con Rosselló y Rivera Schatz sobre su decisión de no renunciar al Senado. 

“Abel Nazario nunca ha robado nada, nunca me he apropiado de nada. Abel Nazario jamás ha atentado contra el derecho de los empleados”, señaló el senador novoprogresista, que antes de llegar al Capitolio fue alcalde de Yauco del 2001 al 2016.

“Yo soy como el águila, renaceré. Me encanta la política, volveré”, declaró.

En relación a las acusaciones sobre irregularidades en el pago de nómina en el ayuntamiento, Nazario dijo que personas llegaban pidiendo ayuda para pagar sus deudas y el municipio acordaba un intercambio de pago por varias horas de trabajo "voluntarias". Alegó que ese fue el acuerdo hasta que fue señalado como prohibido por el Departamento del Trabajo. 

Por su parte, Rivera Schatz destacó que lo que siempre ha visto de Nazario es que es una "persona humilde, trabajadora y honrada". Aseguró, además, que el caso contra el senador no tiene que ver con ningún tipo de lucro personal, contrario a lo que indicó esta mañana la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez.

"Hemos dicho que nadie esta por encima de la ley y creo que es importante complementarlo con que nadie está por debajo de la ley", apuntó Rivera Schatz desde el Salón Mujeres Ilustres del Senado. 

Rivera Schatz indicó que, tras la acusación contra Nazario, la Comisión de Educación y Reforma Educativa pasará a manos de Axel Roque, del Distrito de Guayama y quien preside también la Comisión de Juventud, Recreación y Deportes.

Nazario fue arrestado esta mañana por el Negociado federal de Investigaciones (FBI, en inglés) y liberado bajo su propia responsabilidad por la jueza Camille Vélez Rivé. De ser hallado culpable, se enfrenta a una pena máxima de 20 años y una multa de no más de $1 millón.

Según el pliego acusatorio que deriva de la investigación conjunta de la Oficina de la Contralora de Puerto Rico, la oficina del Contralor General, el FBI y el Departamento del Trabajo federal (DOL, en inglés), Nazario defraudó un acuerdo firmado con el Departamento del Trabajo para pagarles a 177 empleados dinero que debía el municipio por razón de dos horas diarias trabajadas sin paga.

Según las acusaciones detalladas por las autoridades federales, a los empleados municipales se les obligó a firmar un contrato que establecía que debían trabajar esas horas “voluntarias” sin ser remunerados.

El acuerdo entre el Ayuntamiento y Trabajo se dio luego que en 2013 la Oficina del Contralor de Puerto Rico hallara irregularidades en los pagos a empleados. De esa investigación, surgió que los 177 empleados municipales fueron obligados a firmar un contrato que disponía que trabajarían dos horas adicionales al día sin paga.

Las irregularidades halladas por la Oficina del Contralor fueron referidas al DOL y fue entonces cuando Nazario se comprometió con pagar $588,961.43 adeudados a los empleados entre el periodo del 1 de agosto de 2012 y el 31 de julio de 2014.

No obstante, según la pesquisa, en agosto 2016 durante otra auditoría se supo que aunque los empleados habían recibido un cheque, el municipio estaba reteniendo salarios regulares de los empleados sin el consentimiento ni conocimiento de Trabajo, explicó Rodríguez.

Es decir, emitieron unos cheques con la cantidad adeudada, pero les notificaban a los empleados que ese dinero era un pago adelantado por su salario y que no estarían recibiendo más pagos por un tiempo indefinido. Algunos empleados pasaron meses sin cobrar.

Nazario luego certificó falsamente que entre febrero de 2015 y diciembre de 2016, había pagado los salarios, como acordó con el Trabajo.

Esta irregularidad fue referida a la oficina del Inspector General del Trabajo, quien posteriormente identificó 30 empleados municipales contratados a los que les fueron retenidos sus salarios posteriormente.


💬Ver 0 comentarios