La discusión de la medida provocó la movilización de seguridad a las gradas de la Cámara luego que miembros del grupo Amigos del Mar acudieran a presenciar la discusión de la resolución. (horizontal-x3)
La discusión de la medida provocó la movilización de seguridad a las gradas de la Cámara luego que miembros del grupo Amigos del Mar acudieran a presenciar la discusión de la resolución. (André Kang)

Luego de ser discutida e incluida entre las medidas que irían a votación final en la sesión de ayer, lunes, la Cámara de Representantes retiró del trámite la Resolución Conjunta del Senado 94, que le ordena al Municipio de Carolina a traspasar cinco cuerdas de terreno de su balneario al hotel Marriott de Isla Verde, por no contar con los votos necesarios para su aprobación. 

La discusión de la medida, que recibió el rechazó de las delegaciones del Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), provocó la movilización de seguridad a las gradas de la Cámara luego que miembros del grupo Amigos del Mar acudieran a presenciar la discusión. Entre el grupo estaba el abogado ambientalista Pedro Saadé.

“Proyectos como estos son los que tenemos que estar trabajando y tener esa apertura en lo que es turismo y ese desarrollo”, alegó el representante Jorge Navarro al presentar la medida. Sostuvo que el proyecto, un hotel, es “esencial”.

La medida precisa que el Municipio de Carolina debe cumplir con las condiciones bajo las que recibió la titularidad de esas cinco cuerdas de parte de la Compañía de Parques Nacionales en 2002, y desistir de cualquier “acto” que “impida” cumplir con la condición de que todo contrato previo al traspaso se mantuviera vigente.

El hecho de que algo se convierta en legal porque obtuvo 26 votos en la Cámara de representantes y 16 votos en el Senado no quiere decir que deje de ser inmoral. La ilegalidad con la que pretende actuar este grupo de desarrolladores que ustedes ahora, con este proyecto, pretenden hacer legal, no borra ni deja escondido la inmoralidad”, argumentó el representante popular Manuel Natal.

“Las pregunta que tenemos que hacer es si algunas de las personas que van a votar a favor del proyecto, sobre todo los que lo produjeron en la Cámara de Representantes, van a ver eso desde la libre comunidad o quizás detrás de una celda”, concluyó su turno Natal.

El uso de estas cinco cuerdas por parte de la hospedería cobró notoriedad en los pasados años, luego de que grupos de activistas ambientales establecieran un campamento en el lugar para evitar que se construya un condo-hotel, según proyectado en un contrato de arrendamiento.

Si el municipio no cumple, la resolución “faculta” a la agencia, bajo la que se encuentre Parques Nacionales, a acudir a los tribunales, entre otros propósitos, para que la titularidad de los terrenos le sean devueltos.

La resolución había estado estancada desde principios del año pasado, hasta que se presentó un informe en el Senado el pasado 6 de abril que recomendaba la aprobación de la medida.

Previo a que se retirara la medida del calendario de votación final, las féminas manifestantes empezaron a corear “las playas son del pueblo, las playas son del pueblo”, lo que provocó que se ordenara su salida del hemiciclo por parte de la seguridad de la Cámara.

Mientras abandonaban el lugar continuaron expresándose: “Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias. Las playas no son para regalarlas a sus amigos”, gritaron.


💬Ver 0 comentarios