Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Reconoce que no ha visto nada que pueda indicarle que hay en este momento voluntad en el Congreso para dar fin al régimen territorial. (Ramón “Tonito” Zayas)

WASHINGTON.- El excongresista demócrata Robert García se registró recientemente como elector en Puerto Rico, con lo que podría convertirse en el primer exlegislador federal que pierde voluntariamente el derecho a votar por el presidente de los Estados Unidos.

García –quien desde hace tres años vive más tiempo en Puerto Rico que en esta zona, tras sus médicos recomendarle un ambiente tropical debido al enfisema pulmonar que combate–,  fue el segundo boricua en ser miembro del Congreso y tuvo el escaño por El Bronx que ahora corresponde a José Serrano.

El excongresista  es defensor de la idea de convertir a Puerto Rico en el estado 51 de Estados Unidos, por lo que anunció que se afiliará al Partido Nuevo Progresista (PNP).

“Me duele perder mi voto por la presidencia de EEUU. Mi primera campaña fue por John F. Kennedy, en 1960”, indicó García, de 83 años, en una entrevista.

Aunque será elector del PNP, García dijo que al momento de votar en noviembre tendrá en cuenta que “hay gente buena en ambos, en el PNP y en el Partido Popular Democrático”.

García considera que Puerto Rico necesita en este momento un gobernador que entienda Washington, más aún cuando se le quiere imponer al gobierno electo de la Isla una junta federal de control fiscal.

“Puerto Rico debe tener un gobernador que tenga relaciones en Washington. Vamos a vivir con esta gente –de la junta federal– por los próximos cuatro o cinco años”, dijo el excongresista, quien fue cabildero de los gobiernos de Pedro Rosselló y Luis Fortuño.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos puede llevar a votación en junio el controvertido proyecto de ley 5278, que impone una fuerte junta de control fiscal que tomará decisiones sobre el gobierno electo de Puerto Rico.

Con la deuda pública puertorriqueña rondando los $70,000 millones, la cual los gobiernos de EEUU y de la Isla entienden que es impagable, la nueva autoridad federal también tendría poder para impulsar, de forma voluntaria y por la vía judicial, procesos hacia la reestructuración de las obligaciones financieras de la Isla.

“Ni por un segundo me gusta la idea de que pueda haber gente que no es puertorriqueña supervisando el gobierno de Puerto Rico. No lo quiero. Pero, hay que vivir en el mundo real, y es lo que va a pasar. En la política hay que tomar la mejor transacción posible”, sostuvo.

García afirmó que después de quitarle al gobierno de Puerto Rico su limitada autonomía local, lo correcto sería que el Congreso decida después acabar con el actual estatus territorial, sea para encaminar a la Isla hacia la estadidad o su independencia.

Pero, reconoce que no ha visto nada que pueda indicarle que hay en este momento voluntad en el Congreso para redirigir el debate hacia el fin del régimen territorial.

Ante esto, el excongresista expresó que votará el domingo por el actual comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, para que sea el candidato a la gobernación del PNP. “Pienso que Pierluisi tiene la experiencia para mantenernos a flote”, comentó.

García dijo que el próximo domingo votará también por la precandidatura presidencial demócrata de Hillary Clinton. “Si tuviera 19 años estuviera con Bernie Sanders, porque predica que va a frenar a los ricos, hacer gratuita la universidad pública. Pero en el mundo real legislativo las cosas no funcionan así, hay que negociar lo posible. Me encanta lo que dice, quizá si hubiese un sistema parlamentario, en el que el primer ministro toma las decisiones y el partido le sigue, sería terrífico. Pero, en nuestro sistema, en el que cada congresista puede tomar sus propias decisiones, las cosas tienden a funcionar distinto”, agregó García.


💬Ver 0 comentarios