Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

WASHINGTON – La familia de Carlos Muñiz Varela intenta llamar la atención de la Casa Blanca, en busca de romper el silencio que impera en los departamentos de Justicia de Estados Unidos y Puerto Rico sobre un asesinato político que lleva tres décadas sin lograrse esclarecer.

Pese a que el exsecretario de Justicia de Puerto Rico, Roberto Sánchez Ramos, reveló en 2008 que el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) le había notificado que tenía evidencia suficiente para esclarecer el caso de Muñiz Varela, otros tres años han pasado sin que las autoridades federales o puertorriqueñas echen hacia delante la investigación.

“Nuestra intención es que de la Casa Blanca surja alguna directriz específica al Departamento de Justicia de Estados Unidos y al FBI para que colaboren con esta investigación”, dijo el hijo de Muñiz Varela, Carlos Muñiz Pérez, quien le escribió una carta pública –que se recibió en la Casa Blanca– al presidente Barack Obama.

Muñiz Varela fue asesinado el 28 de abril de 1979,  a los 26 años de edad, en momentos en que por medio de la agencia Varadero organizaba viajes a Cuba.

En una llamada telefónica a una estación de radio en Florida,  un grupo identificado como "Comando Zero” reclamó la autoría del asesinato.

En abril de 2008, cuando todavía era secretario de Justicia, Sánchez Ramos le reclamó al director del FBI en San Juan, Luis Fraticelli –quien ahora está a punto de ocupar un puesto en  Washington D.C.– la evidencia que le había expresado desde hacía más de un año que tenía en su poder y que permitiría esclarecer el caso de Muñiz Varela.

“Usted personalmente me indicó durante una reunión que el FBI tenía en su poder toda la información y evidencia que el Departamento de Justicia de Puerto Rico necesitaría para resolver ese caso y  acusar a las personas responsables”, indicó Sánchez Ramos en su carta del 24 de abril de 2008 a Fraticelli.

Desde entonces, Muñiz Pérez, a nombre del Comité de Amigos de Carlos Muñiz Varela, le ha pedido acción al secretario de Justicia de Puerto Rico, Guillermo Somoza Colombani, al secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, y al jefe del FBI, Robert Mueller.

Somoza Colombani se comprometió con Muñiz Perez a entregarle a altos directivos de Justicia federal, durante una reunión que tuvo lugar a principios de año en Washington y en la que participó el gobernador Luis Fortuño, la carta que el Comité de Amigos de Muñiz Varela le envió a Holder en 2010.

Pero, Somoza dijo entonces a El Nuevo Día, después de la reunión en Justicia federal, que la carta se le quedó “en el folder”.

El Comité de Amigos de Carlos Muñiz Varela, sin embargo, ya recibió confirmación de que la carta enviada el 8 de junio a Obama,  antes de la visita a San Juan del gobernanente estadounidense, fue recibida en la Casa Blanca.

Pero, sigue esperando respuestas.  “Queremos que el FBI asuma su responsabilidad yprovea la información para completar la investigación”, dijo Muñiz Perez, quien espera que el hecho de que el caso haya sido reseñado recientemente por el New York Daily News ayude a llamar la atención de la Casa Blanca.

Muñiz Pérez, de 37 años, tenía cinco años cuando su padre fue asesinado y piensa que desde el primer momento el FBI pudo tener la información que esclarecería el asesinato.

“Por alguna razón, que pudiera ser complicidad, no han querido divulgarla, pues se pudiera corroborar que permitieron que esos grupos terroristas del exilio cubano actuaran con impunidad en Puerto Rico y Estados Unidos”, agregó Muñiz Pérez, quien considera que ya han muerto por lo menos tres sospechosos del asesinato de su padre.

 


💬Ver 0 comentarios